Google+ Followers

martes, 11 de agosto de 2015

CONTINUACIÓN

Por suerte, el bibliotecario tenía un libro en el maletero de "Mecánica y primeros auxilios al coche siniestrado en medio de la nada"; así citaba el título. Es el mejor de la historia del automovilismo. Se apeó de su coche y se dispuso a valorar las piezas del motor. Las medianas son las bujías. El capó pesaba, como siempre, mucho. Hacía tiempo que no tenía gato y además estaba sin Internet...

De improviso, empezó a sonar en su móvil la señal de la entrada de un SMS:

-  ¿Cómo es posible?  -  exclamó muy sorprendido  -  si no tengo nada de batería, está negro.

Volvió a sonar el doble pitido de entrada de otro SMS. De repente, se encendió de nuevo el dispositivo y apreció el librero de préstamos en medio de la pantalla el mensaje escrito. En pocos caracteres ponía claramente:

-  Ja, ja. Te queda poco para morir. Cuando caiga la luna morirás en este oscuro y perdido lugar. Ja, ja.

Se apresuró arreglar su vehículo, pero nada, ni gota de aceite, había tenido una fuga interna. La señal roja del depósito no estaba aún encendida...

(Continuará...)