Google+ Followers

jueves, 25 de julio de 2013

CONTINUACIÓN

Entraron todos a la casota de la mafia del capo Rotate, los pillaron por sorpresa y desarmados. Un mafioso sacó una pistola de su chaqueta y disparó a uno de los hombres de Tomias Davelop en la tripa cayendo muy malherido en el suelo.

El propio comisario de la Gran Ciudad y el resto de hombres, apuntaron con sus rifles de gran cañón a todos los mafiosos, obligándolos a depositar sus pistolas encima de la mesa.
- Dejen las armas de fuego y de arma blanca - dijo el comisario con tono muy enfadado - a la vista de todos. Al mínimo movimiento extraño, entráremos en fuego contra vosotros. ¡Malditos capos!, ¡por fin os he pillado!

Al hombre mal herido, lo tumbaron en una cama y mandaron a dos hombres a galope en búsqueda del médico y del párroco del pueblo próximo.

Trausito, el brujo de los Jam, se recuperó de su desmayo ayudado por el Gran Chamán de los Joux y otro curandero de otra tribu. Éste, se puso en contacto con la mente con Podour, un espíritu Dios indio le había avisado que habían herido a un policía en la mansión de los capos. Diego Formant fue avisado inmediatamente.

El hechicero sirviente creó otra gran tormenta y envió a los dos ejércitos de espíritus hacia la morada de los mafiosos y se presentó ahí en cuerpo astral para sanar al malherido.

Los dos hombres, que salieron a por la ayuda sanitaria, a lomos de sus caballos, fueron llevados por siete espíritus volando suavemente por los aires de vuelta de donde habían partido.


(Continuará...)

miércoles, 17 de julio de 2013

CONTINUACIÓN

Tom y John llegaron a la casa de Diego Formant, dueño de la petrolera, al mismo tiempo que lo hacía Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad, que muy sorprendido preguntó al dueño qué había sucedido.

Diego Formant, le explicó al comisario jefe lo que había pasado sin omitir ninguna información y Tom, comisario de Cotand Land, les marcó un plan. John mandaría un mensaje con señales de humo para que lo viese Artodour, el Gran Chamán de los Joux, para que éstos se unieran a la tribu de los Jam y socorriesen entre todos al brujo hechicero Trausito.

John procedió e hizo las señales a sus amigos, los indios, en seguida, le respondieron diciéndole que iban a socorrer inmediatamente a Trausito y a mandar a sus ciudadanos indios a los Jam para que fuesen a su poblado.

Tom decidió ir con Tomias Davelop, tres hombres del dueño de la petrolera y el ejercito de policía de la Gran Ciudad, a la casota de la Mafia del Capo Rotate, sabían la frase mágica que abría su puerta.

Llegaron al anochecer, un policía dijo la contraseña:
- El pajarito trina y la tiniebla desaparece,... tic,toc,... dijo el cuco del reloj del campanario.

El mafioso, guardián de la puerta, cayó en la trampa y abrió muy despacio la puerta.



(Continuará…)

lunes, 8 de julio de 2013

CONTINUACIÓN


Podour, con sus conjuros, entró en trance y rezando sus peculiares cánticos, hizo que entraran las dos tribus, la de los Dioses indios y la de sus antepasados guerreros, en combate, contra los espíritus del Gran Chamán, el brujo de los Joux, el cual hacía lo mismo, con su magia dirigía a su tropa de ánimas.

Todos los espíritus indios luchaban, Podour sudaba mucho, el Gran Chamán tenía mucho más poder, pero vencería el brujo de Diego Formant, ya que tenía la unión espiritual de muchas más almas.

Efectivamente, venció Podour y se despidió del Gran Chamán diciendo:
- Buenas noches, Artodour - que así se llamaba el brujo de los Jam de nombre de pila - nos veremos otro día, conozco ya tu magia, pero tú no conoces la mía.

Diego Formant le dijo a Podour que hechizara a Tom y John de Cotand Land para que viniesen a su casa.
- Ellos - explicó el Sr. Formant - accederán ayudarnos, si es verdad que están amenazados por la mafia, son amigos de los indios Joux, les convencerán para que cesen de estar contra nosotros.

Podour hizo sus conjuros, Tom y John, bajo el poder del hechizo, cogieron sus caballos y se dirigieron a la casa del dueño de la petrolera.

Así mismo, Diego Formant procedió a enviar un mensaje por su telégrafo a Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad. El mensaje citaba así:
- Es urgente... stop... están amenazados por la mafia de Rotate... stop... quieren vengar su muerte... stop... ven inmediatamente a mi casa... stop... tú y algunos de tus hombres.
- Estaré ahí mañana por la noche... stop - le contestó el comisario - llevaré a cuatro de mis hombres... corto y cierro.

Podour, mandó a varios espíritus al poblado de los Joux a por Trausito, brujo de los Jam, que seguía inconsciente en el suelo con un hilo de respiración.

(Continuará...)

martes, 2 de julio de 2013

CONTINUACIÓN

Los centinelas fueron a ver que le pasaba al Gran Chamán, hechicero de los Joux, indicándoles que el brujo de los Jam, Trausito, estaba haciendo sus magias en su contra. Uno de ellos le dio un gran golpe en la cabeza y Trausito cayó de rodillas al suelo. El chamán de los Jam, se hizo el desmayado y siguió apoderándose de la mente de algún capo de la mafia de Rotate:
- Dime la clave de acceso, la que abre vuestra puerta, a la casota de vuestra mafia - le ordenó Trausito hechizándolo con un conjuro.

El mafioso completamente poseído, le indicó palabra por palabra, la frase mágica:
- El pajarito trina... - empezó a decir con el pensamiento el capo - y la tiniebla desaparece,..., tic,toc,..., dijo el cuco del reloj del campanario.

Inmediatamente, Trausito se puso en contacto con Podour y le repitió la frase entera con la mente. Le indicó también que tenía una gran agresión física en la cabeza y que fueran a socorrerlo como pudieran.
Podour, el brujo sirviente de Diego Formant, se lo indicó a su amo. Éste le dijo que se encargara de los espíritus de Trausito. Podour se lo contó, necesitaba su permiso, para usar su magia con su bando de almas de Dioses indios. El hechicero de los Jam, le dio el total control de los mismos y quedó tumbado en el suelo con un hilo de respiración.

- ¡Podour, Podour! - exclamó Diego Formarnt, dueño de la petrolera - se nos ha olvidado los trabajadores del banco de Tito Robbins, incluido el subdirector del banco, el Sr. Smith y el cajero Carles Jonas.
- Me adueñaré de sus almas y de su pensamiento - contestó el brujo - ¿sospecha de alguien más que pudiera estar compinchado con ellos? Tengo poder suficiente para apoderarme de toda la comarca si hiciese falta.
- Sí - contestó Diego - sospecho también de Tomias Davelop, el jefe de comisarios de la Gran Ciudad, él está asociado a Tito Robbins en todas las gestiones, acciones y transacciones del banco.

De improviso, se fue la luz de los candiles y una especie de alma, volaba por la casa de los dueños de la petrolera. Podour, con sus conjuros, le preguntó que quería y el espíritu le comunicó al brujo sirviente que Tomias Davelop, no sabía absolutamente nada del plan y que ni tan siquiera lo sabían el dueño del banco ni el subdirector.

Hubo un gran silencio y silbando entró volando otra ánima y continuó avisando a Podour lo que había adivinado leyendo la mente de Tom, el sheriff de Cotand Land y de John, también ciudadano del pequeño pueblo.

Podour, le suplicó con un precioso cántico de oración al nuevo espíritu, que le contase el plan.
- Ha sido todo cosa de Carles Jonas, el contable del banco, se ha compinchado con los mafiosos - narraba el alma a la mente del hechicero Podour - al parecer el jefe de los capos, un tal Rotate, murió. Los mafiosos quieren vengar su muerte y echan la culpa del fatal fallecimiento a los indios Joux y a los habitantes de Cotand Land. Los banqueros hacen negocios sucios con esa mafia hace mucho...

Un estruendo se oyó en el horizonte, venían las ánimas que manejaba con los hechizos, el Gran Chamán, brujo de los Joux. Los dos espíritus informadores se desvanecieron y Poduor empezó su peculiar magia, rezando cantando en rodillas y agitando con sus manos dos maracas. Se conectó con las dos bandas de almas, con la suya y la de Trausito.

Todo quedó oscuro en toda la comarca.

(Continuará...)