Google+ Followers

martes, 24 de diciembre de 2013

CONTINUACIÓN

Llega el día de Nochebuena. Mi marido Alfred se ha cogido vacaciones para estar con nosotros. Han venido mis tres hijos, Alfred, Daniel y Marisa, con todos mis nietos. Hemos pasado este maravillo día en el centro comercial comprando lo necesario para pasar la velada de mañana.

Los niños y yo, hemos puesto el árbol de navidad y lo hemos decorado con bolas fosforitas, que son como les gusta a ellos. Hicieron muchas fotos en las que salían numerosos destellos. Mi hija y yo preparamos los ingredientes para cocinar mañana el pavo.

Estas fiestas son las mejores del año, de nuevo, todos juntos, como antaño. ¡Qué maravilloso momento, lleno de luz, armonía y felicidad! Después, a su marcha, llegará otra vez la tristeza, la melancolía y la nostalgia de su querer.

Después de cenar, nos fuimos todos a dormir. Yo, como cada noche, me dispongo a leer unas líneas de mi diario, de mi vida pasada, de mis vivencias anteriores eternamente recordadas:

"Era sábado, la brisa del delicado aire mecía los árboles de las praderas. Soñé con Daniel Simith, un sueño muy romántico. Mañana, lo volvería a ver y pasearíamos agarrados de la mano otra vez..."

(Continuará...)


lunes, 16 de diciembre de 2013

CONTINUACIÓN

En seguida, bajamos mi hermana Marie y yo a la planta baja con los libros, las libretas y las plumas estilográficas con un bote de tinta. La Srta. Jeny nos esperaba ya en el porche, salimos y nos sentamos en la mesa. Empezamos con álgebra y nos explicó cálculo matemático. Yo, no estaba donde tenía que estar y no prestaba la mínima atención. Mi mente estaba en el recuerdo de Daniel Simith. La profesora me preguntó algo, pero no me enteré. Mi hermana me dio un sutil golpe en el brazo para salir del limbo de mi pensamiento.
-Srta. Doman - dijo la Srta. Jeny - comprendo su difícil situación y entiendo que esté usted preocupada por el estado de salud de su padre, pero estamos aquí dando clases y debe de estar atenta.
-¡Qué sabrás tú lo que estoy pensando! - dije para mí misma.
- Abra usted el libro de álgebra por la página veintitrés y haga los ejercicios - insistió la profesora - supongo que se habrá enterado usted de mis clases de hoy, sino, que se lo enseñe su hermana.

Abrí por donde me había indicado e hice los deberes con la ayuda de Marie. Todos estaban bien. Habíamos terminado por hoy. Nos despedimos y nos sentamos en el salón a esperar a Linda. Yo, continuaba pensando en Daniel, contaba los segundos que quedaban para el domingo y estaba deseando que llegase para volver a verlo y pasear por las praderas cogidos de la mano.

-  Hora de apagar la luz - me dijo mi marido Alfred Tomson - ya son casi las doce, mañana continuarás leyendo tu diario. Buenas noches, mi niña.
-  Buenas noches, cielo -  lo contesté cerrando el diario y apagando la lamparita de la mesilla.

Nos dimos un beso y nos fuimos a dormir hasta el día siguiente.

(Continuará...)

domingo, 8 de diciembre de 2013

CONTINUACIÓN

Al día siguiente, mi hermana Marie y yo fuimos al hospital a ver a nuestro querido padre. Había tenido una pequeña mejoría y ya le habían quitado la máquina del pulmón artificial. Respiraba por sí solo, pero seguía en un profundo y dolido sueño. Estuvimos las dos horas permitidas y fui a la cafetería a encontrarme con mi gran amor secreto, Daniel Simith. Le rogué que hablase con el médico para que me adelantase el pronóstico de mi progenitor.
-Alicia - Me dijo con voz suave Daniel - ¿cómo se llama tu padre?
- Ricardo, Ricardo Doman - lo contesté.
- Mañana te cuento algo -dijo despidiéndose de mí dándome la mano.

La cafetería estaba llena de comensales que tenían a familiares ingresados y, como nuestro amor era oculto y nadie lo podía saber, nos despedíamos siempre con un apretón fuerte de manos. Los besos y carantoñas venían después, el domingo, en casa de la Srta. Dexton.

Salí del hospital y me encontré con mi hermana. Regresamos a casa por el sendero, todavía no había llegado el frío y se podía pasear por tan bonitas praderas y colinas. Al llegar, nos encontramos con la maestra, la Srta. Jeny, con un talante muy serio, nos dijo:
- Señoritas, se acabó el tiempo de descanso. Empezaremos las clases en veinte minutos. Suban ustedes a cambiarse y bajen con sus libros y libretas.
- Sí, Srta. Jeny - respondimos las dos con voz muy tenue - en seguida bajamos.

La Srta. Jeny era muy fría y muy seca. La odié durante todos los años que di clases particulares con ella, pero, al cabo de los años, la aprecié de verdad. Gracias a ella, mi hermana y yo, aprendimos mucho y sobre todo, nos enseñó a respetar y los valores de la vida. Según ojeo las hojas de mi diario y leo su nombre, se me empañan los ojos de lágrimas por no haber sido capaz de agradecerla y de darle dos besos en vida. Me he arrepentido mucho a lo largo de mi vida.

(continuará...)

domingo, 1 de diciembre de 2013

CONTINUACIÓN

Linda nos vino a buscar en nuestro coche a la casa de la Srta. Dexton a las cinco en punto de la tarde. Mi hermana Marie me había preguntado que tal me había ido con mi amor secreto, Daniel Simith. Le conté que maravillosamente y que nos veríamos al día siguiente en la cafetería del hospital.

-Srta. Dexton, Srta. Dexton - interrumpió nuestra niñera - ¿Qué tal se han portado las niñas? ¿La han incordiado mucho?
-¡Qué va! Son unos encantos de jovencitas - contestó la Srta. Dexton guiñándome un ojo.
-Pues me alegro - dijo Linda - hasta el próximo domingo.

Nos subimos en el vehículo que conducía nuestro chófer. Llegamos a casa, cenamos y nos fuimos a nuestra alcoba. Apunté, al pie de la letra, cada detalle, segundo a segundo, lo que había vivido en mi diario, éste que estoy leyendo ahora. Recordando en mi vejez, aquellas maravillosas horas vividas en mi juventud. ¡Cuántas personas he dejado atrás en mi camino! ¡Qué maravillosos recuerdos y cuánta tristeza de la añoranza de sus besos, abrazos y su querer!.

(continuará...)

domingo, 24 de noviembre de 2013

CONTINUACIÓN

Mi hijo se llama Alfred, como su padre. El es economista, le gusta mucho los números, todo lo contrario que a mi marido, que le entusiasma las letras. Estudió la carrera de Empresariales y Económicas, a pesar de la existencia de mi amado esposo para que estudiase derecho y se dedicase a la abogacía y continuar con el bufete de abogados.

Alfred (segundo) tiene una empresa de exportación. Trabaja con productos de muchas marcas y hace la proyección de imagen en los países extranjeros para que los comercialicen. Es una de las mejores y yo me siento muy orgullosa de mi hijo, además, es un formidable y adorable padre de familia.

Mi segundo hijo varón, se llama Daniel, él es escritor. Le encanta el mundo de la literatura y también escribe bellos poemas. Ha publicado varios Best-Sellers, tiene numerosos premios literarios y ha escrito varios poemarios. Todas las mañanas, leo sus libros de poesías, llegan al alma y me hacen volar con mi corazón hacia los sentimientos de sus versos.

Mi hija, se llama Marisa y ella es abogada como su padre. Tenía un despacho propio y era socia del bufete de mi marido, pero se fue a Francia por amor. Conoció al que es ahora su esposo, André, en unas vacaciones en la capital del país de los románticos, París. Ahora, ella da clases en la universidad de derecho, es una excelente maestra y una gran madre.

Soy muy feliz con mis tres maravillosos hijos. La velada con mis nietos llegó a su fin, me han llenado de vida. Cuando se marchan, regresa otra vez la melancolía y la soledad. La tristeza del recuerdo, ya perdido, de cuando vivíamos todos juntos y todo era sonoridad y alegría.

Me despido de Alfred padre con un cariñoso beso y ya en mi alcoba, empiezo a leer mi diario y a re vivir mis recuerdos y vivencias de mi juventud. ¡Ay!, ¡preciada juventud! ¡Cuánto te he echado de menos! Abro en la página marcada y leo preparando mi mente para volver a ver a mis seres queridos y sentir, otra vez más, su querer:

"A la salida de la iglesia, Linda nos acompañó a mi hermana y a mí, a la casa de la Srta. Dexton, mi coartada... Ahí me esperaba Daniel Simith,... nos agarramos de la mano y dimos un inolvidable paseo por los jardines de la pradera..."

(Continuará...)




domingo, 17 de noviembre de 2013

CONTINUACIÓN

Hoy han venido a visitarme mis dos hijos varones con mis nietos. Siento que he sido muy feliz. Mi marido siempre me ha querido y respetado, me ha brindado y otorgado todo lo que una mujer pueda desear y soñar. Mi marido se llama Alfred Tomson. Lo conocí en la universidad cuando estudiaba enfermería. Él es abogado, como lo era mi padre. Se ha hecho así mismo, primero con un pequeño despacho y después con un gran bufete del que consiguió ser el socio mayoritario.

Todos los días, Alfred llega a casa con una gran carpeta llena de documentos. Desde muy joven, ha echado muchas horas, convirtiéndose en el profesional más famoso de la comarca y también ha sido fiscal del Estado. Ahora, supervisa el trabajo de los jóvenes estudiantes que empiezan a dar sus primeros pasos en la abogacía.

Esta tarde, ha hecho una excepción y ha estado con todos nosotros compartiendo una gran velada. Falta mi hija, vive en otro país, en Francia. Viene, a pesar de la gran distancia, a visitarnos con su marido y su único hijo, bastante a menudo.

Se aproxima la noche y no veo los minutos que faltan para ir a mi alcoba a leer mi diario, en el último recuerdo que me quedé la noche anterior. Había quedado con Daniel Smith a la salida de la iglesia.

(continuará...)


domingo, 10 de noviembre de 2013

CONTINUACIÓN

La conversación con Daniel Simith duró varias horas. Estuvimos hablando hasta el anochecer. Linda lo acompañó a la puerta y nuestro chófer lo llevó en coche a su casa. Quedamos a las doce y media de la tarde en la cafetería del hospital. Había comenzado un amor secreto, lleno de sonrisas, felicidad y ocultamiento de nuestro querer.

Mi padre seguía estando en un profundo sueño. Daniel y yo estuvimos hablando y el domingo quedamos a la salida de misa, sería muy difícil encontrar una coartada. Íbamos siempre mi hermana y yo a la iglesia acompañadas de nuestra niñera Linda. Se inventó que nos había invitado la Srta. Dexton, ella sería nuestra tapadera durante cinco maravillosos años.

Paso las hojas con mucho cariño y leo las palabras con mucha dificultad, tengo los ojos humedecidos de lágrimas y se me han empañado los cristales de las gafas. Me detengo, las limpio muy suavemente y bebo agua traguito a traguito. Continúo leyendo. A la que echo realmente de menos es a mi hermana Marie, ya no está entre nosotros. La añoro y siento su presencia. Siempre me ha acompañado su alma y me he sentido arropada. ¡Ay! ¡Cuánto te hecho de menos! Mi querida amiga, mi consejera, mi gran aliada. Cierro el diario, se me hace muy duro continuar leyendo esta noche. Mañana continuaré.

(Continuará...)

domingo, 3 de noviembre de 2013

CONTINUACIÓN

Mi hermana Marie cogió su bicicleta y fue pedaleando con gran energía, se dirigía al hospital a buscar al enfermero. Ella conocía mis sentimientos hacia él y sabía que terminaría su turno en un cuarto de hora. Cuando llegó, el joven ya había cogido el autobús de regreso, mi hermana iba detrás gritando:
-¡Deténgase! ¡Al del autobús, párese!

Un coche negro, que iba en dirección contraria, le indicó al conductor que había una loca en bicicleta intentando detenerlo. Aparcó el autobús en una salida de emergencia para vehículos estropeados. Marie se apeó y subió corriendo, se dirigió a mi gran amor y le dijo:
-Soy Marie, hermana de Alicia, somos las visitantes del eterno enfermo del hospital. Te quiero invitar a una fiesta que hay en mi casa. ¡Sin rechistar!
-¿dón... dónde vives? - preguntó titubeando muy sorprendido - ¿hay trasporte de vuelta? Yo vivo en el pueblo de al lado.
- Vivimos en una casa a las afueras en las colinas, no te preocupes por tu regreso. Te acercará nuestro chófer,pero vente por favor-  lo suplicó mi atrevida hermana -  ¿por cierto, cuál es tu nombre?
-Me llamo Daniel, Daniel Simith. Está bien, iré a la fiesta - contestó extrañado y perplejo por la situación.

Se apearon los dos y fueron hacia mi casa.

Por fin, he encontrado en estas lineas de los pasajes de mi vida su nombre, Daniel Simith, mi primer amor de juventud... Quiero seguir leyendo, es ya muy tarde y he bajado la intensidad de la lámpara para no molestar a mi querido y amado esposo, leeré varias páginas más, varios capítulos más de mis vivencias y recordarlo todo en mi anciana mente y volver a revivirlo todo, aunque sea tan sólo una vez más...

Llegó mi hermana con el joven apuesto y lo sentó al lado mío en el sofá y entablamos la más bonita conversación que jamás haya tenido nunca.

(Continuará...)


domingo, 27 de octubre de 2013

CONTINUACIÓN

Al día siguiente, volvimos al hospital a ver a nuestro padre. Entramos sutilmente, muy despacio, casi andando de puntillas para no hacer ruido. El mínimo sonido podía empeorar su estado. Seguía estando en un profundo y terrible sueño. Salí corriendo a uno de los pasillos y rompí a llorar sin consuelo. Una mano de un hombre alto y fuerte me tocó el hombro... era él, el enfermero tan guapo y me ofreció un pañuelo para secar mis lágrimas mientras me consolaba.
-Se pondrá bien -  me dijo con su gentil voz -  ya lo verás. ¿Cómo te llamas, niña?
- Me llamo Alicia -  le contesté colorada por la vergüenza -  mi hermana se llama Marie.
-¡Qué nombres más bonitos! -  contestó con su dulzura -  acordes con vuestras sonrisas.

Mi hermana y yo regresamos a casa por el sendero después de la visita... Me acordaré de ese muchacho toda mi vida... ¿Cómo se llamaba? Lo tengo escrito en las siguientes páginas de mi diario... Mientras leo, me acuerdo de él y de que cómo nos mirábamos, sigo leyendo: "su cara era el reflejo de mi alma y su mirada la más tierna que jamás me mirase. Era su recuerdo el que me hizo vivir muchos años con alegría, era mi primer amor, oculto entre carantoñas y el secreto de nuestro querer".

Llegamos ya a casa y nos esperaba nuestra niñera Linda. Todo estaba oscuro y se encendieron las luces de repente, nos habían preparado una fiesta sorpresa y el piano de cola que teníamos en nuestro salón, empezó a sonar con una alegre canción tocada por párroco de la iglesia.

(Continuará...)


domingo, 20 de octubre de 2013

CONTINUACIÓN

Linda, la niñera, avisó corriendo a nuestro chófer Matias y yo subí rauda y veloz la escalera a decírselo a mi hermana Marie, bajamos corriendo a la planta baja. El que portaba tal desagradable noticia era el comisario jefe del pueblo, mi padre estaba malherido en el hospital y estaban sofocando el fuego los bomberos.

Mi hermana y yo éramos huérfanas de madre. Nos sentaron en el sofá del salón. Rezábamos a Dios para que mi padre no se fuera con mamá mientras llorábamos sin cesar. Linda vino a consolarnos, nos había criado y visto crecer desde pequeñas. Era nuestra amiga, ay, mi querida Linda... ¡cuánto te echo de menos!, mientras leo este diario, te recuerdo tanto. Entre línea y línea, me paro a recordar estas vivencias . Llenas de luces y de sombras, llenas de alegrías y de tristezas, de cantos y de sollozos, de risas y de lágrimas... Me pongo a revivir... ¡Cuántas personas he dejado atrás y cuántas he perdido, que ya no están a mi lado!, me pongo a recordar y lamento tanto su pérdida y me alegro de su vivencia en el pasado. Me alegra volver a ver sus imágenes, me hacen ser muy feliz. Entre línea y línea, me detengo e intento volver a vivir esos pasajes de mi existencia.

Estábamos ya en el hospital agarrando la mano de mi padre, estaba agonizando. Temía mucho su muerte y vino aquel chico tan guapo, era el enfermero del hospital.
-Tiempo de visita acabado, chicas - nos dijo con su tenue voz - mañana más.
Era el muchacho más guapo que había visto.

(Continuará...)


domingo, 13 de octubre de 2013

MÁS ALLÁ DEL HORIZONTE

Capítulo 1


A  menudo  suelo  mirar  mi  álbum  de  fotos.  Ojeo  sus  páginas  recordando  momentos,  buenos  y  malos.  Imágenes  inolvidables  que  pasean  velozmente  por  mi  mente.  Tan  rápidas  que  hasta  yo  misma  me  asusto,  pero  hay  una  en  concreto  que  se  detiene.  Es  ese  chico ...  ¿cómo  se  llamaba? ...  Era  alto  y  fuerte.  Cada  vez  que  recuerdo  sus  ojos,  como  me  miraba,  me  siento  viva.  Todos  mis  nietos  corretean  alrededor  de  mi  sillón.  Pienso  que  he  sido  feliz,  que,  quizás,  no  me  merezca  todo  lo  que  tengo.
Al  repasar  mi  vida,  siempre  intento  recordar  esa  etapa  en  la  que  vivía  en  la  pradera  con  mi  hermana  en  una  casa  con  grandes  terrenos  donde  correr.
Además, escribo  un  diario  en  el  que  anoto  todas  mis  vivencias  desde  que  mi  padre  me  lo  regaló  cuando  cumplí  ocho  años.  Me  gusta  leerlo  al  acostarme.
Cada  vez  que  llego  a  la  mitad  donde,  habla  de  mi  adolescencia,  me  detengo  y  empiezo  a  recordar ...

Era  una  maravillosa  mañana  de  Abril.  El  sol  brillaba  con  fuerza.  Marie,  mi  hermana,  y  yo  solíamos  sentarnos  en  la  colina.  Nos  gustaba  que  nos  diera  el  viento  en  la  cara  y  que  éste  moldease  nuestro  pelo.
A  diario  venía la  Srta. Jeny  a  darnos  clases  particulares.  Mi  padre  quiso  que  fuera  así.  En  el  colegio  del  pueblo  había  chicos  que  tenían  su  antipatía.  Nos  enseñaba  lengua,  matemáticas  y  geografía.
Nos  sentábamos  las  tres  en  la  mesa  del  porche.  Ella  era  muy  seca  y  no  nos  caía  muy  bien.
Mi  padre  era  el  abogado del  pueblo  y  tenía un pequeño despacho donde acudían muchas personas a solicitar sus servicios. Llegaba todos los días a partir de las ocho de la tarde con un montón de papeles de sus clientes.

Un lunes a primera hora de la mañana, sonó estrepitosamente el timbre de la puerta. Salió corriendo Linda, la niñera que teníamos, a ver qué pasaba. Se había propagado un incendio en el centro del pueblo.

(Continuará...)

lunes, 7 de octubre de 2013

CONTINUACIÓN Y FINAL

Apodous, el Gran Dios, era el único que tenía poderes. Neutralizó a todos los demonios y liquidó a los unicornios. Miles y miles caían a la tierra sin poder en sus alas y entraban en un profundo sueño. Los diablos iban detrás de ellos y se esfumaban cual seres invisibles y se eliminaban para siempre.

Una vez, todos los los seres malignos, habían sido neutralizados y evaporados bajó Apodous a la tierra, volando descendentemente en espiral, dando vueltas en la dirección de las agujas del reloj. Hizo un conjuro para despertar de la muerte a su enviado del purgatorio, Perterece.
- "Os invoco, fuerza de las estrellas
para que devolváis la vida a Perterece, guardián de mi puerta
más con la energía de la Luna, que tú, Tastero, bien te estallas
y que tu mal se disuelva para siempre. Ésta fue siempre mi gran meta.
Que los cien guerreros indios utilicen todos dos flechas como metrallas
y que la fuerza de las aguas de esta lluvia me traigan sin protesta
a los dueños del banco y al indio Jim, con este conjuro venceré estas malditas batallas"

Los cien indios cogieron su arco, lo apuntaron hacía el cielo y todos, lanzaron con gran fuerza dos flechas, las cuales dibujaron un gran círculo de doscientos arcos y las estrellas lo hacían rotar y girar con gran virulencia. La energía lunar lo iluminaba. Dos ángeles bajaron a tocar una preciosa melodía con su arca. El motivo era que Tastero había sido anulado para siempre y habían desaparecido los dos infiernos y las cárceles de los mismos, donde tenían secuestradas a las ánimas del purgatorio. Todos los espíritus volaban libres hacía la línea de los cielos.

Tito Robbins, el Sr. Smith y Jim aparecieron en cuerpo astral y Apodous, comenzó otro poderoso conjuro:
- "Dueños del banco, sucios negociantes
daréis todo el dinero robado al dueño de la petrolera sin más
y no volveréis a estafar ni a delinquir jamás
las tierras al indio Jim devolveréis, astutos magnates.
Yo os daré poder para que vuestro tren vaya volando por las ramas,
de los árboles de las montañas, catorce almas llevarán a los viajantes
hasta el raíl que el tren pueda ir por tierra, lo imploro, por Yakamás".

El banco tuvo que devolver una fortuna a Diego Formant y Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad, arrestó a Tito Robbins cinco años, pero el condado le perdonó la condena a cambio de trabajos en los pueblos. Tenía que limpiar las letrinas de los baños públicos y servir, como camarero, las mesas de los saloons de Cotand Land y otros localidades de la comarca.

Enseguida, se puso en funcionamiento el tren y Jim pudo mantener su negocio de lonas y de jeans. Regaló uno a cada indio y a cada espíritu, éstos volaban por las esferas para hacer publicidad de ellos, pero se quejaban continuamente:
- Jim, el pantalón se me cae en cuanto levanto el vuelo - protestaba cada una de las ánimas - me quedo en ropa interior por los cielos. ¡Qué vergüenza paso! y luego, ponte tú a buscar los jeans por las siete esferas. Por favor, crea algo que me sujete el pantalón.

Y así es como se inventaron los tirantes de los pantalones vaqueros.

(Fin.)

¡Espero que os haya gustado! Muchas gracias por vuestra lectura. (La semana que viene empiezo otro relato corto.)

domingo, 29 de septiembre de 2013

CONTINUACIÓN

Perterece cayó sin respiración, su aura de luz se fue apagando poco a poco. Trausito, Artodour y Podour volvieron a invocar a Campodous, pero sus ninfas no eran suficientes. Apodous, el Gran Dios, estaba solo, luchando contra los demonios y sus unicornios. Las ninfas, cantaban para derrotar a cada animal alado.
- No bajéis ayudar a Perterece aún - ordenó Apodous - os necesito aquí. Yo solo no puedo con cien mil demonios. Que Campodous ordene a Trausito y Artodour invocar a sus indios, darle a cada indio una flecha enverada con este canto y con este don:
- "Flechas del bien os invoco y os doy el poder
de quien a donde clavéis, podáis bien vencer
no deberéis avanzar, mi voz os llevara a ver
donde esta aquel, que con mi don tendrá que perder".

Los brujos de las tribus Joux y Jam llamaron con la mente a cien guerreros indios. Cada uno, se postró en el suelo, con una rodilla hacia delante y sacaron sus arcos, esperando la voz de orden de Artodour para disparar a los diablos que iban subiendo y a los que ya estaban llegando a la línea del purgatorio:
- "Apunten, disparen. Flechas ir hacia el corazón
con la fuerza del león
y la energía del dragón
contra aquel que con su mal quieran dominar mogollón".

Todos los indios dispararon tres flechas cada uno, un total de trescientas, y el mismo número de demonios cayeron muertos. Las ninfas, mientras tanto, seguían cantando para seguir liquidando a los unicornios y, así, los malos perder todos sus poderes, pero Perterece halló muerte, su existencia llegó a su fin. Sólo Apodita II, podía sanarlo. La noche se hizo aún más oscura y las estrellas cantaron su canción más triste y la Luna lloraba sin cesar. Una gran tormenta cayó, eran sus lágrimas, muy apenada por el fallecimiento de su amigo.

Todos, absolutamente todos, perdieron sus poderes, sólo Apodous continuaba con sus magias y capacidad ritual.

(Continuará...)

viernes, 20 de septiembre de 2013

CONTINUACIÓN

Perterece subió a la puerta del purgatorio volando en espiral y Apodous, el Gran Dios, le siguió. La puerta que delimita la tierra con la primera esfera de los cielos se abrió y enseguida se cerró.

Los demonios y sus unicornios halados, habían llegado también y se intentaban colar en la senda de los espíritus difuntos, que aguardaban ahí durante décadas para subir donde vivía el bien o descender a los infiernos.

Dos de los demonios volvieron a despertar a Tastero y lo mandaron de vuelta a los campos malignos mientras que Trausito, Artodour y Podour repitieron el conjuro que citaba así:

- "Campodous, Campodous, te invocamos Gran Dios celestial
contra todo poder del mal, incluido hechizos del más allá
para detener la fuerza de los demonios con la Ninfa del manantial
que sus cánticos lleguen a neutralizar el mal y lo devuelvan para allá
y que el espíritu de Tastero lo absorba la Ninfa con su prosa bestial".

Repitieron muchas veces el conjuro y numerosas ninfas, con el gran poder de Campodous, subieron a la primera línea y lucharon contra los demonios. Tenían que matar a cada unicornio para que los mismos perdieran toda su fuerza. Tastero ya no podía ser absorbido por ellas, lo habían enviado a la casa de los malos espíritus y estaba ahí bien protegido para ser usado después por el gran mal.

Las ninfas cantaban todas unidas, ya que usaban sus cantos como hechizos hipnotizadores y, poco a poco, fueron pereciendo los unicornios, pero Perterece fue herido y cayó en picado a la tierra. El universo tornó gris hasta convertirse en un negro profundo, cayó una noche intensa y poco a poco se fue apagando la luz de los cielos.

(Continuará...)

miércoles, 11 de septiembre de 2013

CONTINUACIÓN

El Gran Dios, el máximo guardián de los cielos, se llamaba Apodous y estaba muy enfadado con todos los hechiceros buenos, por haber perturbado la paz eterna de sus Dioses y ninfas. Se presentó en cuerpo astral. Era humo negro y medía más de tres metros. A gritos, les preguntó a los chamanes:
- Os vuelvo a preguntar, insensatos, ¿se puede saber qué liáis, con tanto rezo y tanto cántico? Tengo a tres Dioses, a siete ninfas y a todos los Dioses y Guerreros indios fuera de mis cielos, en la tierra... ¡Contestad de una maldita vez!

Levantó su mano, alzada hacia el cielo, y cayeron diez truenos y sus respectivos rayos.

-¡Espero vuestra respuesta! - exclamó Apodous -  ¡Campodous, Campodous! Contesta tú, ¿qué haces fuera de tu campo energético del cielo?

- Me han invocado - contestó Campodous -  los capos son muy malos y tenebrosos... Querían robar sus tierras y su fortuna al dueño de la petrolera, Diego Formant. Habían secuestrado a Trausito, brujo de los Jam.

-Pero si fueron los Joux quienes lo secuestraron - dijo Apodous - los indios amigos de los de Cotand Land. Lo he adivinado con mis poderes. ¿Ahora estáis todos compinchados? ¿Contra quién? Perterece contesta tú, me has dejado a las ánimas del purgatorio sin defender, anda que tú... si llega a subir el Espíritu Negro y se apodera de ellas...

- Los mafiosos están juntos con los del banco de Tito Robbins -  contestó Perterece -  Los Joux, se han unido a los Jam por orden de John y Tom y también, se ha unido a ellos, Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad.

Un gran estruendo empezó a oírse desde los adentros de la tierra. Era el Espíritu Negro con todo el ejercito de demonios, que subían a galope en sus unicornios salvajes, hacia la puerta del purgatorio que estaba sin ningún tipo de protección.

- He de mancharme a proteger a mis ánimas - comentó Apodous - Perterece, sube conmigo y no vuelvas a dejar sola la puerta de entrada al purgatorio, por ahí, los demonios se pueden colar y subir a los cielos. Éstos, que vayan preparando el rezo del hechizo y los cánticos para apoderarse de los del banco. No tengo tiempo para usar mis poderes.

Los demonios subían muy rápido y se empezó a abrir grietas en la tierra por donde se filtraban raudos y veloces.

(Continuará...)

lunes, 2 de septiembre de 2013

CONTINUACIÓN

Podour salió corriendo al oír el disparo y vio a Perterece tirado en el suelo desangrándose. Raudo y veloz, contactó con las mentes de los chamanes indios Trausito, brujo de los Jam y Artodour, Gran Chamán de los Joux, suplicándoles sus poderes sanadores.

Los hechiceros indios se presentaron en las tierras de la mafia del capo Rotate en forma fantasmal y entre los tres, cerraron la herida de disparo de Perterece. El agujero del costado se fue haciendo cada vez más pequeño hasta desaparecer.

Tastero siguió disparando y entre todos, Trausito, Artodour, Perterece y Podour, invocaron con sus poderes al gran Dios, el Guardián de las ánimas celestiales, llamado Campodus. El rezo citaba así:

"Campodous, Campodous, te invocamos Gran Dios celestial
contra todo poder del mal, incluido hechizos del más allá
para detener la fuerza de los demonios con la Ninfa del manantial
que sus cánticos lleguen a neutralizar el mal y lo devuelvan para allá
y que el espíritu de Tastero lo absorba la Ninfa con su prosa bestial".

Poco a poco, el cántico de la Ninfa del manantial fue chupándose el espíritu de Tastero hasta meterlo en una espiral y llevándoselo hacia el fondo del mismo hasta desaparecer en su totalidad.

"Campodous, Campodous" - continuaron rezando los hechiceros buenos - "tú y tu Ninfa, neutralizar a los malignos capos
Y tirarlos a todos al suelo pegándoles cien mil sopapos".

Todos los mafiosos cayeron al suelo siendo golpeados múltiples veces.

De repente, cesó la lluvia torrencial y el cielo tornó completamente negro. Era el Gran Dios,el máximo y el más alto Guardián de los cielos y gritando preguntó:

-¿Se puede saber qué liáis, insensatos, con tanto rezo y tanto cántico? Me estáis perturbando la paz eterna de todos mis dioses y guardianes. ¡Explicaros! ¡Cómo tengo que bajar yo!... ¡Ya veréis!

Mil truenos y relámpagos cayeron de golpe y el cielo proseguía muy oscuro y tenebroso. Se había enfadado de verdad.

(Continuará....)

lunes, 26 de agosto de 2013

CONTINUACIÓN

Los indios de las tribus Joux y Jam, se dirigieron al banco de Tito Robbins, a lomos de sus puras sangres, tardarían más de tres días en llegar a galope y Artodour, el Gran Chamán, brujo de los Joux, le dijo a Trauiso, el hechicero de los Jam, que unieran fuerzas con sus mentes y que enviasen a los indios y caballos volando con la mente hasta la entidad bancaria.

Los dos brujos indios empezaron sus peculiares magias y con sus poderes, empezaron a levantar a las dos tribus por los aires, y volando llegaron enseguida a la colina que rodeaba al banco. Descendieron lentamente hasta tocar suelo. Amarraron sus caballos a unos mástiles y todos, arrastrándose por el suelo, entraron por las ventanas del banco y secuestraron a todo el personal, incluyendo al dueño, Titto Robbins y al subdirector, el Sr. Smith.

Uno de los indios, hizo señales con el humo para que las leyera John, el cual había permanecido en casa de Diego Formant, Dueño de la petrolera.

Las señales de humo se vieron por el horizonte y también se divisaron por la comarca de la casa del magnate del petróleo.
- Dicen los indios Joux - dijo John - que ya han secuestrado junto con los Jam a todo el banco, incluido a Titto Robbins y al subdirector.
- Respóndeles diciendo - ordenó Diego Formant - que el hechicero de tus amigos los indios, avise con sus poderes a mi sirviente indio Podour de la captura, para que se lo diga a Tomias Davelop.

Así lo hizo John y el indio avisó a Artodour, el Gran Chamán, con sendas señales de humo que en seguida fueron divisadas por las tierras de la tribu de los Joux.

Por otro lado, en la comarca de la casa de la mafia del Capo Rotate, Podour y Perterece con sus cánticos llenos de magia y con sus ninfas, las cuales eran los coros de sus canciones, consiguieron dominar y hechizar a Tastero. Así mismo, iniciaron otro cántico para que este último amarrase con cuerdas a todos los mafiosos de rodillas y con las manos en la espalda.

Artodour le indicó a Trausito que se comunicase con Podour con su mente para dar las nuevas noticias de la situación de la entidad bancaria y que le preguntase si necesitaban alguna cosa más.

De repente, otra gran tormenta empezó a caer en todas las comarcas del Condado. Caían rallos, truenos y centellas. Las ninfas perdían su poder con el agua, poco a poco se fueron callando y Tastero empezó a tener su poder de nuevo. Perterece también perdía el poder de sus magias con la lluvia, pero conseguía poder volverse hombre y volar.

Con el poder de las aguas, se invertían los poderes, Perterece se podía convertir en un ser humano mientras que Tastero seguía pudiéndose transformar en persona, pero triplicaba el poder de sus magias con la lluvia y perdía fuerza física.

Tastero, empezó a soltar a los mafiosos y Perterece, se hizo de carne y hueso y volando por el aire comenzó una fuerte pelea con puñetazos y patadas contra el brujo maligno. Éste, disparó con la mente un rifle a Perterece, dándole un tiro en el costado y cayendo desplomado en el suelo.

(Continuará...)

lunes, 19 de agosto de 2013

CONTINUACIÓN

Tastero se presentó y se hizo hombre mientras que Perterece no tenía ese poder de trasformación y prosiguió hipnotizando a los mafiosos, los cuales se habían colocado en tres filas.

Mientras, Podour sanó con sus poderes al herido. Mágicamente, la herida de la bala se cerró sola y, en unos pocos segundos, no quedó ni rastro ni señal de que nadie lo hubiera disparado.

Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad, salió con el resto de sus hombres policías, armados con sus rifles, hacia la senda donde estaban los capos parados y Tom le recordó a Podour que le dijera a Trausito, el brujo de los Jam, que fuesen las dos tribus de indios, la de los Joux y la suya a atacar y secuestrar el banco de Tito Robbins.

El brujo hizo lo que le había pedido Tom al pie de la letra y las dos tribus emprendieron el largo camino en sus puras sangres hacia la entidad bancaria.

De repente, Tastero empezó sus magias tirando todo y cogiendo un rifle empezó a disparar al aire jocosamente, Podour fue hacía ahí inmediatamente y con Perterece, empezaron sus peculiares cánticos de magia, que como, ninfas, se escuchaban a lo largo de toda la comarca.

(Continuará...)



viernes, 9 de agosto de 2013

CONTINUACIÓN

Inmediatamente Podour empezó a realizar sus magias y con la mente enviaba a las dos bandas de espíritus, la de los guerreros indios y la de los Dioses de Trausito, a repetir, con el poder de las ánimas, la frase mágica que abría la puerta de la casota de los mafiosos, unidos a otros cánticos. El conjuro citaba así:
- El pajarito trina y la tiniebla desaparece,... tic, toc,... dijo el cuco del reloj del campanario
- Haz que se abra la cortina y que entre Perterece,..., tic,toc,.. el gran hipnotizador, ánima del comisario
- Que hipnotice a los mafiosos cuando oigan doce campanadas, tic, toc,... dijo el cuco del reloj del campanario,... que mande a los capos salir a la colina y que empiece a desfilar el rey de los mafiosos, que tanto cariño carece,... Perterece, Perterece, que empiece el peculiar sonido de campanas, tic, toc,... dijo el cuco del reloj del campanario...

El reloj se oyó en la lejanía doce veces y los capos, bajo una extraña hipnosis, salieron en fila india encabezados por su jefe, sustituto del capo Rotate. Se dirigían hacia la colina, mientras que Perterece seguía hipnotizando.
- Dejen, maliciosos, de mal corazón, sus rifles y queden desarmados y sin antojo de apretar el gatillo del cañón.

Cada mafioso dejó su rifle, una encima de otra, y de repente, paró la tormenta. Un gran trueno se oyó en el horizonte. Era Tastero, el enemigo mayor de Perterece.

(Continuará...)

viernes, 2 de agosto de 2013

CONTINUACIÓN

El hechicero de Diego Formant, Podour, se presentó, junto con los das bandas de espíritus, con la mente. Su cuerpo, era una especie de humo y completamente trasparente. Indicó a los espíritus que colocasen al hombre malherido en una de las camas
- Ustedes continúen apuntando a estos maliciosos - dijo Podour - mis ánimas ya se encargan. Yo curaré a su agente de policía. Tomias, no se preocupe usted por nada.

Tom le dijo al brujo que le indicase a John, el cual permanecía en casa del Sr. Formant, con sus poderes, que convocase a las dos tribus de indios para que fueran al banco de Tito Robbins para asaltarlo. Podour le contestó que primero, sanaría al herido debido a que su vida dependía de un hilo y ya casi ni respiraba. Poniendo las manos sobre el enfermo, Podour, empezó sus peculiares curaciones con su magia.

En un descuido, uno de los mafiosos cogió varios rifles y los lanzó al resto de los capos y comenzó un  tiroteo mientras acompañaban el ruido de los truenos de la tormenta al de los disparos.

(Continuará...)

jueves, 25 de julio de 2013

CONTINUACIÓN

Entraron todos a la casota de la mafia del capo Rotate, los pillaron por sorpresa y desarmados. Un mafioso sacó una pistola de su chaqueta y disparó a uno de los hombres de Tomias Davelop en la tripa cayendo muy malherido en el suelo.

El propio comisario de la Gran Ciudad y el resto de hombres, apuntaron con sus rifles de gran cañón a todos los mafiosos, obligándolos a depositar sus pistolas encima de la mesa.
- Dejen las armas de fuego y de arma blanca - dijo el comisario con tono muy enfadado - a la vista de todos. Al mínimo movimiento extraño, entráremos en fuego contra vosotros. ¡Malditos capos!, ¡por fin os he pillado!

Al hombre mal herido, lo tumbaron en una cama y mandaron a dos hombres a galope en búsqueda del médico y del párroco del pueblo próximo.

Trausito, el brujo de los Jam, se recuperó de su desmayo ayudado por el Gran Chamán de los Joux y otro curandero de otra tribu. Éste, se puso en contacto con la mente con Podour, un espíritu Dios indio le había avisado que habían herido a un policía en la mansión de los capos. Diego Formant fue avisado inmediatamente.

El hechicero sirviente creó otra gran tormenta y envió a los dos ejércitos de espíritus hacia la morada de los mafiosos y se presentó ahí en cuerpo astral para sanar al malherido.

Los dos hombres, que salieron a por la ayuda sanitaria, a lomos de sus caballos, fueron llevados por siete espíritus volando suavemente por los aires de vuelta de donde habían partido.


(Continuará...)

miércoles, 17 de julio de 2013

CONTINUACIÓN

Tom y John llegaron a la casa de Diego Formant, dueño de la petrolera, al mismo tiempo que lo hacía Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad, que muy sorprendido preguntó al dueño qué había sucedido.

Diego Formant, le explicó al comisario jefe lo que había pasado sin omitir ninguna información y Tom, comisario de Cotand Land, les marcó un plan. John mandaría un mensaje con señales de humo para que lo viese Artodour, el Gran Chamán de los Joux, para que éstos se unieran a la tribu de los Jam y socorriesen entre todos al brujo hechicero Trausito.

John procedió e hizo las señales a sus amigos, los indios, en seguida, le respondieron diciéndole que iban a socorrer inmediatamente a Trausito y a mandar a sus ciudadanos indios a los Jam para que fuesen a su poblado.

Tom decidió ir con Tomias Davelop, tres hombres del dueño de la petrolera y el ejercito de policía de la Gran Ciudad, a la casota de la Mafia del Capo Rotate, sabían la frase mágica que abría su puerta.

Llegaron al anochecer, un policía dijo la contraseña:
- El pajarito trina y la tiniebla desaparece,... tic,toc,... dijo el cuco del reloj del campanario.

El mafioso, guardián de la puerta, cayó en la trampa y abrió muy despacio la puerta.



(Continuará…)

lunes, 8 de julio de 2013

CONTINUACIÓN


Podour, con sus conjuros, entró en trance y rezando sus peculiares cánticos, hizo que entraran las dos tribus, la de los Dioses indios y la de sus antepasados guerreros, en combate, contra los espíritus del Gran Chamán, el brujo de los Joux, el cual hacía lo mismo, con su magia dirigía a su tropa de ánimas.

Todos los espíritus indios luchaban, Podour sudaba mucho, el Gran Chamán tenía mucho más poder, pero vencería el brujo de Diego Formant, ya que tenía la unión espiritual de muchas más almas.

Efectivamente, venció Podour y se despidió del Gran Chamán diciendo:
- Buenas noches, Artodour - que así se llamaba el brujo de los Jam de nombre de pila - nos veremos otro día, conozco ya tu magia, pero tú no conoces la mía.

Diego Formant le dijo a Podour que hechizara a Tom y John de Cotand Land para que viniesen a su casa.
- Ellos - explicó el Sr. Formant - accederán ayudarnos, si es verdad que están amenazados por la mafia, son amigos de los indios Joux, les convencerán para que cesen de estar contra nosotros.

Podour hizo sus conjuros, Tom y John, bajo el poder del hechizo, cogieron sus caballos y se dirigieron a la casa del dueño de la petrolera.

Así mismo, Diego Formant procedió a enviar un mensaje por su telégrafo a Tomias Davelop, el comisario de la Gran Ciudad. El mensaje citaba así:
- Es urgente... stop... están amenazados por la mafia de Rotate... stop... quieren vengar su muerte... stop... ven inmediatamente a mi casa... stop... tú y algunos de tus hombres.
- Estaré ahí mañana por la noche... stop - le contestó el comisario - llevaré a cuatro de mis hombres... corto y cierro.

Podour, mandó a varios espíritus al poblado de los Joux a por Trausito, brujo de los Jam, que seguía inconsciente en el suelo con un hilo de respiración.

(Continuará...)

martes, 2 de julio de 2013

CONTINUACIÓN

Los centinelas fueron a ver que le pasaba al Gran Chamán, hechicero de los Joux, indicándoles que el brujo de los Jam, Trausito, estaba haciendo sus magias en su contra. Uno de ellos le dio un gran golpe en la cabeza y Trausito cayó de rodillas al suelo. El chamán de los Jam, se hizo el desmayado y siguió apoderándose de la mente de algún capo de la mafia de Rotate:
- Dime la clave de acceso, la que abre vuestra puerta, a la casota de vuestra mafia - le ordenó Trausito hechizándolo con un conjuro.

El mafioso completamente poseído, le indicó palabra por palabra, la frase mágica:
- El pajarito trina... - empezó a decir con el pensamiento el capo - y la tiniebla desaparece,..., tic,toc,..., dijo el cuco del reloj del campanario.

Inmediatamente, Trausito se puso en contacto con Podour y le repitió la frase entera con la mente. Le indicó también que tenía una gran agresión física en la cabeza y que fueran a socorrerlo como pudieran.
Podour, el brujo sirviente de Diego Formant, se lo indicó a su amo. Éste le dijo que se encargara de los espíritus de Trausito. Podour se lo contó, necesitaba su permiso, para usar su magia con su bando de almas de Dioses indios. El hechicero de los Jam, le dio el total control de los mismos y quedó tumbado en el suelo con un hilo de respiración.

- ¡Podour, Podour! - exclamó Diego Formarnt, dueño de la petrolera - se nos ha olvidado los trabajadores del banco de Tito Robbins, incluido el subdirector del banco, el Sr. Smith y el cajero Carles Jonas.
- Me adueñaré de sus almas y de su pensamiento - contestó el brujo - ¿sospecha de alguien más que pudiera estar compinchado con ellos? Tengo poder suficiente para apoderarme de toda la comarca si hiciese falta.
- Sí - contestó Diego - sospecho también de Tomias Davelop, el jefe de comisarios de la Gran Ciudad, él está asociado a Tito Robbins en todas las gestiones, acciones y transacciones del banco.

De improviso, se fue la luz de los candiles y una especie de alma, volaba por la casa de los dueños de la petrolera. Podour, con sus conjuros, le preguntó que quería y el espíritu le comunicó al brujo sirviente que Tomias Davelop, no sabía absolutamente nada del plan y que ni tan siquiera lo sabían el dueño del banco ni el subdirector.

Hubo un gran silencio y silbando entró volando otra ánima y continuó avisando a Podour lo que había adivinado leyendo la mente de Tom, el sheriff de Cotand Land y de John, también ciudadano del pequeño pueblo.

Podour, le suplicó con un precioso cántico de oración al nuevo espíritu, que le contase el plan.
- Ha sido todo cosa de Carles Jonas, el contable del banco, se ha compinchado con los mafiosos - narraba el alma a la mente del hechicero Podour - al parecer el jefe de los capos, un tal Rotate, murió. Los mafiosos quieren vengar su muerte y echan la culpa del fatal fallecimiento a los indios Joux y a los habitantes de Cotand Land. Los banqueros hacen negocios sucios con esa mafia hace mucho...

Un estruendo se oyó en el horizonte, venían las ánimas que manejaba con los hechizos, el Gran Chamán, brujo de los Joux. Los dos espíritus informadores se desvanecieron y Poduor empezó su peculiar magia, rezando cantando en rodillas y agitando con sus manos dos maracas. Se conectó con las dos bandas de almas, con la suya y la de Trausito.

Todo quedó oscuro en toda la comarca.

(Continuará...)

martes, 25 de junio de 2013

CONTINUACIÓN

Los ciudadanos de Cotand Land fueron todos poseídos por la magia de los hechizos de Podour y cayeron en un gran sueño, incluido Tito Robbins y su mujer.

Jim, Tom y Carles Jonas estaban ya reunidos en el banco hacía bastante tiempo. Habían llegado con los dos capos y habían trazado ya varios planes de ataque contra la petrolera de Diego Formant, el cual, interrumpió los rezos de su brujo sirviente diciéndole:
- Podour, dile con la mente a Trausito que se apodere del espíritu de uno de los mafiosos y que le dé la contraseña de entrada de la casota del capo Rotate. Cuando cese la lluvia torrencial, vamos a ir ahí y nos abrirán la puerta sin más, al oír la frase secreta.

Así lo hizo Podour y Trausito obedeciendo al pie de la letra, hizo su brujería para meterse en el pensamiento de uno de ellos. Buscó el que menos fuerza espiritual tuviese y el alma más turbia. Todos ellos, estaban con el aura bien podrida por todo el cruel daño que habían hecho.

De improviso, se levantó el brujo de los Joux y avisó a gritos a sus centinelas.

(Continuará...)

martes, 18 de junio de 2013

CONTINUACIÓN

Trausito, hechicero de los Jam, continuaba rezando y el Gran Chamán quedó sentado neutralizado. Ninguno de los centinelas de los Joux se daba cuenta del mal estado de su brujo indio y no hacían nada al respeto. El brujo de los Jam hizo un breve silencio en sus hechizos.

Poco después, Trausito empezó otra vez sus rezos y mandó a sus espíritus Dioses indios a la comarca de la Petrolera de Diego Formant. Ahí se fueron. Estaban dirigidos por las almas de los guerreros indios antepasados de Podour, el cual avisado por ellos, hizo sus magias conectándose con la mente del brujo de los Jam. Le pidió a éste que crearan otra gran tormenta.

Se unieron ambos chamanes con sus hechizos y un fuerte trueno sonó a través de todas las comarcas y el destello de un rayo se vio desde el horizonte. Caían cientos de centellas y esta vez llovía con mucha más fuerza, debido a que se unieron en sus magias y peculiares cánticos dos hechiceros con mucho poder.

Diego Formant, dueño de la petrolera, preguntó a Podour que cuánto tiempo iban a tardar los dos bandos de espíritus en llegar.
- Tardarán uno o dos días a lo sumo - contestó Podour a su amo - con la tormenta ganaremos tiempo. La hemos creado Trausito y yo para que dure unos diez días. Nadie podrá salir con la fuerza de sus aguas.

Mientras tanto, Podour siguió rezando para apoderarse de la mente de los ciudadanos de Cotand Land y pidió al brujo de los Jam que hiciera lo mismo para adueñarse de la mente de los capos de la Mafia del capo Rotate.

(Continuará...)

lunes, 10 de junio de 2013

CONTINUACIÓN

Los guerreros espíritus de Podour fueron con la mente al poblado indio, donde estaba Trausito, brujo de la tribu de los Jam. Sus gritos de guerra, se escuchaban por toda la ladera y las montañas. Nadie sabía de donde venían y se asustaron a no ver en el horizonte absolutamente a nadie. Pensaron al final que era el viento provocado por la gran tormenta.

Tal y como había mandado Diego Formant, las almas, se apoderaron de la mente de Trausito, éste no pudo deshacerse del embrujo con su magia, tenía mucho menos poder que el hechicero Podour. Trausito escuchó atentamente lo que le contaban las ánimas:

- Trausito, jefe de los brujos de los Jam - le decían a través de Podour - hemos adivinado las intenciones de todos. Sabemos que te han secuestrado los Joux. Queremos que te unas con tu magia a nosotros y que ayudes a Diego Formant.
- Me tienen en una tienda de campaña india - les contestó Trausito con la mente - no puedo ni tan siquiera respirar sin ser visto por los centinelas indios Joux. Estoy vigilado por tres...
- Usa tus poderes y a tus Dioses indios - continuaron los espíritus guerreros - diles que se unan a nuestros hechizos. No tienes que moverte de donde estás, utiliza la mente y envía a tus espíritus al condado del amo de nuestro hechicero.
- Si lo hago, quiero una recompensa del Sr. Formant - exigió Trausito - sino, olvidaros de mí.

Las almas de los antepasados de Podour le comunicaron al mismo las peticiones y las exigencias del brujo Trausito y se lo comunicó a su amo, Diego Formant, le contestó que le daba un cheque de aval en blanco y que le cedía las tierras de la ladera.

Se lo comunicaron a Trausito a través de las almas guerreras. El chamán de los Jam accedió a unirse al bando de los de la petrolera. Lo primero que hizo fue neutralizar el poder del Gran Chamán de los Joux y empezó sus peculiares rezos para que sus Dioses se unieran a los guerreros muertos.

(Continuará...)

domingo, 2 de junio de 2013

CONTINUACIÓN

Lucharon las dos bandas de espíritus de indios, la de los Dioses de los Jam, dirigidos por el brujo Trausito, y la de los guerreros del hechicero Podour.

Ambos chamanes hacían sus magias con la mente, se habían puesto de rodillas y con dos maracas moviéndolas velozmente con las manos, dirigían a sus tropas de almas. La lucha se mantuvo mientras duró la tormenta, venció la de Podour.  Éste dijo en voz alta:
 - Buenas noches, Trausito.

Diego Formant, el dueño de la petrolera, dijo a su sirviente brujo que preguntase a Trausito que quería exactamente. Podour le contestó:

- Mandaré a mis tropas de guerreros antepasados que se apoderen del hechicero de los Jam y que lo traigan aquí, tardará en venir unos cuantos días...
- Por cierto, ¿qué habrá pasado con Tito Robbins? - preguntó el Sr. Formant - hace semanas que no sé de él....
- Podour - interrumpió María, la tía de Diego Formant - ya que estás haciendo tus magias, averigua con tus ancestros que quiere Trausito y a qué es debido todo esto.

El hechicero, siguiendo las órdenes de su ama, empezó agitar sus maracas y poniendo los ojos en blanco, empezó adivinar el pasado. Se lo decía el espíritu de su tatarabuelo, el cual se puso en contacto inmediato con su mente.

- Los indios Joux... - empezó a decir Podour - lo secuestraron,... lo secuestraron...
- ¿A quién secuestraron? - preguntó Diego Formant muy asustado.

El hechicero hizo un peculiar soniquete con sus maracas y haciendo un cántico indio, prosiguió adivinando:
- Lo secuestraron los Joux... están compinchados con los de Cotand Land y con los del banco de Tito Robbins... quieren robarle a usted, Sr. Formant... mucho dinero... el espíritu de mi antepasado no sabe muy bien el motivo.

De repente, otra gran tormenta, estalló de golpe. Empezaron los típicos truenos y centellas hacer su música.
- Ha sido Trausito el que ha creado la tormenta - continuó Podour - quiere ganar tiempo... mandaré ya a mis guerreros espíritus apoderarse de su mente y que venga aquí.
- No ganamos nada porque venga el brujo de los Jam aquí - interrumpió el Sr. Formant - si y a sabemos que lo han secuestrado los Joux, no nos servirá para nada.
- ¿Qué quiere usted que haga? - preguntó su sirviente hechicero.
- Con tu magia, que se contacten tus espíritus con la mente de Trausito y que se una con sus hechizos a nosotros - pidió Diego Formant.

Así lo hizo Podour...

(Continuará...)

viernes, 24 de mayo de 2013

CONTINUACIÓN

María, tía de Diego Formant, el dueño de la petrolera, le pidió al brujo Podour que llevase el ejército de ánimas de sus antepasados guerreros a luchar contra el chamán Trausito. Así lo hizo Podour y envío al otro lado de la montaña a luchar a los espíritus guerreros contra las tribus de los Jam y de los Joux.

En seguida, Trausito, presintió presencias que se acercaban por las laderas e invocó a su ejército. En este caso, no eran guerreros, eran veinte almas de chamanes indios con gran poder de su Dios.

El chamán Podour entabló conversación con la mente del hechicero de la tribu de los Jam para ver qué quería y Trausito volvió a crear otra gran tormenta invocándola. Sólo tendrían movilidad por la comarca los dos bandos de ánimas.

Un gran rayo cayó y empezaron los truenos su peculiar canción.

(Continuará....)

miércoles, 15 de mayo de 2013

CONTINUACÍÓN

Uno de los trabajadores del rancho de Diego Formant, dueño de la petrolera, era un indio de otra tribu. También era vidente y chamán desde nacimiento. Se llamaba Podour. Presintió que algo estaba pasando en los aposentos de su amo.

Raudo y veloz, se dirigió hacia dentro de la habitación y encontró a la tía del Sr. Formant, completamente embrujada y le dijo gritando:

- ¡María!... ¡María! - que así se llamaba - ¡baje usted inmediatamente el cuchillo!, ¡María!

Como no reaccionaba, el sirviente cogió un madero de la chimenea prendido de fuego y le dio en la cara, despertando María completamente del poder del hechizo del indio Trausito, Chamán de los Joux.

- ¿Qué... qué ha pasado? - preguntó la tía muy aturdida.
- Es Trausito, el brujo y hechicero de los Joux - contestó Podour.

De improviso, un espíritu de los antepasados de Trausito, empezó a volar por los aposentos y cantando un extraño rezo, creó un gran aire, que despertó al dueño de la petrolera.

Podour, empezó hacer su magia blanca y buena invocando el alma de su tatarabuelo, el gran brujo de las laderas, y desencadenó una gran tormenta, la cual, echó el alma invasora fuera de la comarca.

Rayos y centellas caían y se oían tambores en la lejanía. Era el anterior ejercito de guerreros indios de la tribu de los Routs, de donde procedía Podour.

(Continuará...)

miércoles, 8 de mayo de 2013

CONTINUACIÓN

El Gran Chamán de los Joux, le pidió a Trausito, el brujo de la tribu de los Jam, un conjuro para asustar al Sr. Diego Formant, dueño de la petrolera y a sus súbitos. Trausito, trazó un círculo con una cuerda de lona, subió la vista perdida hacia arriba y poniendo los ojos en blanco, empezó sus rezos para hechizar metiéndose dentro del redondo:

- Grandes chamanes, no tengo posesión de mi ego, pues me secuestraron los indios charlatanes, el espíritu de su brujo está ciego y necesitan un conjuro los patanes.

De repente un gran rayo descendió y se metió dentro del gran Trausito y continuó:

 - Perdonarme la molestia, grandes amos de mi ser, quieren la fuerza de la bestia para vencer, a un tal Diego Formant y su empatía y apoderarse de su poder. Sin más, apoderaros de su tía.

De improviso la tía del dueño de la petrolera se embrujó y cogió un cuchillo de cocina y fue a por Diego Formant.

(Continuará...)

martes, 30 de abril de 2013

CONTINUACIÓN

Los indios Joux llegaron deslizándose por sus tierras hasta llegar a la tienda de campaña del gran chamán, Trausito, brujo indio de los Jam. Lo secuestraron entre los enviados y volvieron a su poblado, cubriéndose todos con una lona para protegerse de la lluvia.

Trausito tenía poderes y con sus rezos indios, se ponía en contacto con sus Dioses con sus conjuros, y podía adivinar lo que pensaba el contrincante y predecir el mañana. Hacía magia y sus hechizos eran muy poderosos. Tanto es así, que al poblado de los Jam, lo llamaban el pueblo indio maldito. Nadie se atrevía ir ahí.

Un día, cuenta la leyenda, que por esas tierras, un cazador furtivo fue de caza. El brujo chamán le mandó un conjuro maligno por haber matado un elefante, para conseguir su diente de marfil y venderlo al mejor postor. El conjuro citaba así:

- Por el poder de todos mis ancestros, te mando aquel mal y que se te meta dentro. Tendrás un fin fatal y los invoco y te caerás en el centro.

El cazador salió como de costumbre y se lo tragaron las tierras movedizas de la ladera. Por ese motivo, nadie quería hacer malos negocios con los Jam.

Llegaron los indios y el hechicero al poblado de los Joux y ataron al brujo, querían que invocase a sus Dioses para asuntar al dueño de la petrolera. Se lo había mandado John, por un código morse desde un tambor que tenía en su pura sangre.

Con los Dioses en contra, los accionistas de la petrolera cederían a cualquier petición.

(Continuará....)

martes, 23 de abril de 2013

CONTINUACIÓN

Carles Jonas, el cajero del banco, se deslizó por la cuerda y le agarraron Tom y John al llegar al suelo. Seguía lloviendo con gran fuerza. Esas tormentas eran habituales en la comarca, durarían como mínimo una semana.

Los indios Joux, desde su campamento, al otro lado de la montaña, se percataron de los tambores de los Jam y decidieron ir algunos guerreros a pie, a su poblado y capturar al gran Chamán, que le llamaban Trausito.

El Sr. Formant, el dueño de la petrolera, paralizó la salida de sus hombres por la torrencial lluvia que caía y decidió mandar a la radio del banco de Tito Robbins, un mensaje de código morse que citaba así:

- ¿Qué... pasa... en... banco... y... dónde... está Tito... Robbins?... urgente

El banco, para ganar tiempo, les contestó con la radio diciendo:

-No... llega... bien... la... señal... enviar... después... de... lluvia.

De improviso, cayó un rayo e incendió el pajar de al lado de la iglesia.

(Continuará...)

martes, 16 de abril de 2013

CONTINUACIÓN

La diligencia salió rauda y veloz por la carretera principal mientras que los tambores indios de los Jam se aproximaban cada vez más.

John y Tom cerraron la puerta de la iglesia atravesándola con un madero. No podían hacer ninguna señal con el humo a sus amigos, los Joux. La otra tribu, la descifrarían y tampoco querían hacer el código morse, con los disparos de fusil para no marcar su posición.

Al otro lado de la comarca, a las afueras de la Gran Ciudad, el sr. Formant, dueño de la petrolera, mandó a dos de sus hombres averiguar que pasaba en el banco de Tito Robbins, mientras que sus banqueros se extrañaban de la tardanza de Carles Jonas y de los dos mafiosos de la mafia del capo Rotate tristemente desaparecido.

Jonas Carles, el cajero del banco, preocupado por la cercanía de los tambores, quería bajar del campanario urgentemente, la altura era demasiado alta para saltar, se dascalabraría sin duda y pidió ayuda a los ciudadanos de Cotand Land. Tom, el sheriff de dicho pueblo, decidió coger una cuerda de su caballo y engancharla al madero de la puerta, lanzó el otro extremo hacia el aislado banquero.

- ¡Carles! - gritó Tom - coge la cuerda y átala a la campana con fuerza. Te lanzaré también mis esposas y su llave.
- ¿Y qué hago yo con las esposas? - preguntó Carles Jonas muy sorprendido.
- Las usarás como poleas - respondió el sheriff - abrelas con la llave, engánchalas a la cuerda y deslízate por ella. John y yo te agarraremos cuando llegues al suelo.

De improviso, otra de las típicas tormentas llegó de nuevo a toda la comarca y empezó a diluviar con mucha fuerza.
- Nos vendrá bien - dijo Tom - los Jam no podrán avanzar con esta lluvia y ganaremos mucho tiempo.

(Continuará...)

martes, 9 de abril de 2013

CONTINUACIÓN

Llegó Tom con el médico y los ayudantes de éste en la diligencia a la iglesia. Subieron al mafioso y a su compañero dentro y dijo el conductor que conducía el carruaje:
- Lo que no sé es cómo vamos a bajar al otro del campanario. Ya se avisó del estado de la escalera. ¿Para qué ha subido usted al campanario? - preguntó - ¿iba a marcar usted algún fallecimiento?
- Yo no he oído campanas, he oído disparos de rifle - apuntó el médico.
- Los disparos ha sido el del traje y el sobrero - apresuró a contestar John - es un código morse para avisar de que tenemos un hombre incomunicado.
- ¿Y quién va a venir a socorrerle? - preguntó de nuevo el conductor.
- Los comisarios de la Gran Ciudad - contestó uno de los capos.
- Estarán aquí al anochecer, es mejor... dijo otro pasajero de la carroza interrumpido por Tom bruscamente.
- ¡Silencio!... ¡Tambores indios! - dijo susurrando Tom - La tribu de los  Jam. Meteros sigilosamente en la iglesia. Los de la diligencia, partan ustedes inmediatamente a galope y métanse por la carretera principal.

Los indios Jam se acercaban cada vez más.

(Continuará...)

martes, 2 de abril de 2013

CONTINUACÍON

Cayeron todos estrepitosamente al suelo y un mafioso se rompió una de sus piernas. El resto, salió ileso de la caída a pesar de la altura del campanario. Tom, John y el otro capo fueron a socorrer al malherido.

Carles había quedado incomunicado. Fue Tom a galope en su pura sangre a buscar al médico de la comarca, mientras, que John inmovilizó la pierna al herido y el otro capo hizo un código morse con los disparos de su rifle, para comunicar lo sucedido a sus compañeros.

Jim se reponía en Cotand Land, había conseguido que Tito Robbins le hiciera socio del tranvía a cambio de invertir en su banco parte de las ganancias de la venta de sus Jeans y darles un aval del veinte por ciento al año.

Todo estaba bien pero la petrolera empezaba a sospechar que algo misterioso estaba pasando.

(Continuará...)

martes, 26 de marzo de 2013

CONTINUACIÓN

El disparo venía del campanario del pueblo Fatox Land, nadie sabía que había pasado.
En seguida, Tom y John, fueron en sus puras sangres hacia el pueblo y lo mismo hicieron dos capos de la mafia.

Se encontraron todos ante la iglesia, subieron al campanario muy despacio por la escalera de piedra de caracol. Todos apuntaban al frente con un rifle. El sujeto que había disparado era Carles, uno de los cajeros del banco de Tito Robbins, había disparado al aire para conseguir reunirlos a todos. El motivo era que había planeado atacar a la petrolera, usando a los indios Joux. La mafia del capo Rotate se quedaría con gran parte del botín si accedían a compincharse con ellos, extorsionando a los magnates.

Se desplomó la escalera y cayeron todos al vacío.

(Continuará....)

martes, 19 de marzo de 2013

CONTINUACIÓN

Llegaron los indios con Tito Robbins, su mujer y el Sr. Smith a Cotand Land. Bajaron de los puras sangres a los secuestrados y los metieron en casa de Tom. Los sentaron y el dueño del banco habló largo y tendido con el indio Jim.

Jim no quería vender sus tierras pero se percató que sus amigos Joux estaban en peligro, así que decidió acordar cerrar en dos mitades su rancho y su fábrica de losas y jeans y dejar unas millas entre medias por donde pasaría el tranvía.

- No se arrepentirá, Jim - le dijo Tito Robbins - atraerá a muchos extranjeros a su fábrica de jeans. Ya lo verá.
- ¿Cuánto me va a pagar por las tres millas de mis tierras? - le preguntó Jim al banquero.
- Veinte mil de los grandes - contestó éste - y al contado.
- Los Joux están amenazados por la Mafia del capo Rotate - interrumpió Tom - la venta también es para salvaguardarlos.
- Veré... - titubeó el Sr. Robbins - esa mafia es peligrosa.

De improviso, se oyó un disparo en la lejanía del horizonte.

(Continuará...)

martes, 12 de marzo de 2013

CONTINUACIÓN

Tom, desde la plaza, hizo con su fusil el mensaje con los ruidos de los disparos, avisando a la comarca del banco de Tito Robbins, que Jim había decidido vender sus tierras y que los Joux estaban llevando a los banqueros y a la mujer del propietario. Uno de los mafiosos les dijo que querían ver con vida a los dueños.

Cesó la lluvia y los indios que llevaban maniatados a Tito Robbins, a su mujer y al Sr. Smith, fueron con sus puras sangres al banco. De improviso, un humo se divisó en el cielo ascendentemente, procedente de Cotand Land. Les indicaba que los mafiosos estaban en las dependencias del banco y que sus paisanos habían traído a Jim.

Raudos y veloces, cambiaron la dirección con las riendas de sus caballos y se dirigieron hacia el territorio donde estaban sus amigos, Tom, John y el resto.

Los mafiosos recibieron órdenes de que estuviesen tranquilos y sin acometer ninguna locura hasta que no intercambiasen a sus jefes y el indio Jim firmara la venta de sus tierras. Cabizbajos, se sentaron en varias sillas de mimbre a la espera de buenas nuevas.

(Continuará....)

miércoles, 6 de marzo de 2013

CONTINUACIÓN

Los indios Joux llegaron a la casa de Tom en Cotand Land a primera hora de la madrugada y le llamaron con gritos indios. Portaban a Jim en la hamaca muy malherido y prácticamente sin respiración. Tom lo tumbó rápidamente en la cama y avisó con la campana a los médicos del pueblo.

Lo reanimaron y le contó Tom a Jim que los Joux estaban en peligro de muerte, amenazados por la Mafia y le explicó el motivo.

Cesó la lluvia y los indios hicieron señales de humo y en su poblado les devolvieron el mensaje diciendo que ya llevaban a galope a Tito Robbins, a su mujer y al Sr. Smith.

Jim decidió vender sus tierras para salvar la vida de sus amigos pieles rojas.

(Continuará...)

miércoles, 27 de febrero de 2013

CONTINUACIÓN

Los indios Joux llegaron a la cabaña donde estaba Jim. Dieron un cuchillazo al secuestrador y murió en el acto.
El indio chamán curandero empezó aplicar su medicina sobre Jim. Lentamente, éste empezó abrir sus ojos mientras susurraba algunas palabras sin aliento. Le dieron a Jim a beber un poco de agua y le acostaron en la cama entre todos.

De improviso, un relámpago muy fuerte sonó y los caballos salieron a galope, rompiendo la madera de amarre comida por las termitas.

En el banco de Tito Robbins hicieron un plan de ataque con los mafiosos y los Comisarios de la Gran Ciudad. Como no podían acceder al poblado de los Joux, decidieron ir con un cañón hacia el pueblo. Disparaba bengalas incandescentes a gran velocidad e incendiarían a los indios indefensos y pillándolos desprevenidos.

Seguía diluviando y los diez indios cogieron a Jim en una hamaca y lo portaron andando hacia Cotand Land. Estaban muy cerca y llegarían antes del amanecer.

El cielo empezó a colorearse con su gama de grises, cada vez más oscuro hasta que tornó de un negro profundo. Llegó la noche y subió la Luna Llena. Las estrellas aparecían bailándola el compás. En Cotand Land cenaron algunos de los habitantes en el Saloon - bar y en el motel mientras que otros dormían en sus casas.

A mitad de camino, el chamán rezó sus oraciones a su Dios y lo acompañaban el resto. Oyeron sus cánticos la mitad de la comarca.

Mientras que Jim respiraba lentamente con un hilo de aliento.

(Continuará...)

miércoles, 20 de febrero de 2013

CONTINUACIÓN

Los mafiosos habían llegado al banco de Tito Robbins. Corriendo, ataron sus caballos y fueron a resguardarse de la lluvia dentro. Les aguardaban los comisarios de la Gran Ciudad.
Se sacaron sus chubasqueros cuando de improviso se fue la luz de toda la comarca.

El jefe indio de los Joux encendió unas leñas dentro de su tienda de campaña e hizo unas señales de humo. El cielo no estaba aún muy encapotado y se verían desde Cotand Land.
Las señales decían que Tito Robbins había dicho donde estaba el indio Jim y que estaba dispuesto a negociar con él sobre la venta de sus tierras.

Tom y John vieron las señales por la ventana de la taberna y lo indicó con un Código Morse.
A golpe de fúsil y marcando la velocidad del sonido, uno de los capos indicó que habían levantado armas contra los Joux por la muerte del Capo Rotate.

Los diez indios que salieron a buscar a Jim continuaban su camino a pesar de la lluvia.

Mientras que Jim continuaba desmayado y el secuestrador le dio un poco de agua.

(Continuará...)

miércoles, 13 de febrero de 2013

CONTINUACIÓN

Los indios Joux llegaron ya al poblado. Desataron al subdirector el Sr. Smith y lo metieron donde estaba Tito Robbins y su mujer.
- Hable ya con él de una maldita vez - ordenó el jefe indio - Jim no va a vender sus tierras. Tienen hasta el amanecer o sus cabezas serán reducidas a cuchillo.

Los dos banqueros comenzaron una conversación acalorada. El banquero seguía sin querer perder el punto de unión del tranvía entre los dos pueblos. Al final, poco a poco, entró en razones y se lo comunicaron a los indios.

Emprendieron otros diez Joux el viaje a la comisaría de la Gran Ciudad para que buscasen a Jim en la cabaña abandonada.

De improviso, volvió a llover con gran fuerza mientras que Jim permanecía desmayado y el secuestrador también.

(Continuará....)

miércoles, 6 de febrero de 2013

CONTINUACIÓN

Los Comisarios de la Gran Ciudad partieron todos hacia el encuentro de los mafiosos en el banco de Tito Robbins. Eran ocho hombres los que iban a lomos de sus puras sangres.
Los capos también partieron hacia el punto de encuentro. Quedaron ahí en 6 días. Los caballos continuaban escurriéndose con los charcos.

Los indios Joux y el subdirector estaban ya a la mitad del camino y habían llegado ya a la ladera. Decidieron esperar unos días a que se secase todo el agua de la tierra. Tenían que escalar la Gran Montaña para acceder a su poblado. Si despeñaban, se morirían. Acamparon todos en tiendas de campañas.

Tom, desde Cotand Land, hizo señales de humo para avisar al jefe de los Joux que había fallecido el Capo Rotate y que habían levantado el hacha de guerra contra ellos.

Mientras que Jim respiraba ya muy despacio y su secuestrador llevaba un día sin comer.

(Continuará....)

miércoles, 30 de enero de 2013

CONTINUACIÓN

Los diez mafiosos se dirigían a caballo a Cotand Land. Los dos trabajadores del banco regresaron a la casa de la mafia del Capo Rotate a la espera de noticias del plan para rescatar al subdirector de su banco.
De improviso, uno de los capos cayó al suelo al escurrirse su caballo, disparando un tiro suelto con su rifle, dando al capo Rotate en la cabeza. Éste cayó al suelo inmóvil. El resto de los nueve bajaron de los pura sangre corriendo.

El cuerpo del capo Rotate  yacía en el suelo sin vida. Dos jinetes regresaron al caserón de la mafia avisar de la desgracia. El resto cavaron una tumba cerca de la ladera y enterraron a su amo.
 Una cruz de madera clavada en el suelo era el único recuerdo de él. Juraron acabar con todo el poblado indio Joux y avisaron con el código Morse de su rifle a los comisarios de la Gran Ciudad.

Tom, John y el empleado de telégrafos oyeron también las noticias de la muerte del jefe de la Mafia.

Mientras que Jim seguía inmóvil en el suelo.

(Continuará...)

miércoles, 23 de enero de 2013

CONTINUACIÓN

Tom, el sheriff, le indicó que quedase con la mafia del Capo Rotate al día siguiente de que cesase la gran tormenta en Cotand Land.

Dejó de llover a los tres días. Diez mafiosos a caballo fueron hacia el punto de encuentro muy despacio ya que los caminos estaban encharcados y los pura sangres se resbalaban. Entre uno de ellos estaba el Capo Rotate.
-¡Parar los caballos! - ordenó el jefe de los mafiosos - tardaremos varios días a este ritmo. Martoco, manda con el rifle un mensaje en código Morse diciendo que llegaremos en una semana.

El mafioso bajó de su caballo con un golpe seco y marcó el código con los sonidos de los balines y volvió a montar. Emprendieron la marcha muy despacio controlando las riendas los diez prácticamente a pulso.

Los indios Joux levantaron las tiendas de campaña provisionales para resguardarse de la lluvia y ataron al subdirector del banco, el Sr. Simth, a uno de sus caballos. Se dirigieron hacia su poblado indio habiendo marcado con señales de humo la llegada en unos ocho días.

Mientras que Jim permanecía inmóvil en el suelo y su secuestrador se percató que ya no le quedaban víveres para comer.

(Continuará...)

miércoles, 16 de enero de 2013

CONTINUACIÓN

Tom y John estaban tomando dos whiskys en el saloon - bar y oyeron el código Morse de los balines del rifle.
- Es un mensaje en Morse - dijo Tom, el sheriff - voy a ir a la casa de telégrafos para que me lo descifren.

Tom salió con su sombrero de lluvia calado hasta las orejas y se puso el chubasquero. Iba caminando con la fuerza del viento y la lluvia contrasentido. Con mucho esfuerzo llegó a la puerta de telégrafos, donde tenían dos radios con todas las emisoras de la comarca y un aparato para realizar códigos Morse en caso de guerra o de emergencia.
- ¿Has oído los balines del rifle? - preguntó Tom - es código Morse. Viene del territorio de la Mafia del capo Rotate.
- No me he quedado con las señales - dijo el operador.
- Coge tu rifle y haz lo mismo. Marca un código Morse y pregúntales a los mafiosos qué quieren.
El operador hizo el código Morse con la velocidad de los disparos. Se expandieron por toda la comarca. A la media hora recibieron la respuesta de uno de los mafiosos.
- ¿Qué dicen? - preguntó Tom.
- Que quieren al subdirector, el Sr. Smith - respondió el operario.
- Diles - continuó Tom- que nos diga donde está el indio Jim.

El operario volvió a marcar el código con los disparos y a la media hora recibieron la respuesta.
- Dicen - indicó el operario - que los del banco no saben nada. Que es todo cosa de tito Robbins.

Los mafiosos indicaron con el código que querían quedar con ellos cuando cesase la gran tormenta y el operario les indicó que estaban en Cotand Land a golpe de ruido de disparos de rifle.

Mientras que Jim se volvió a desmayar.

(Continuará...)

miércoles, 9 de enero de 2013

CONTINUACIÓN

Mientras tanto en la casa de la Mafia, jugaban al póquer los trabajadores y cuatro de los mafiosos. El resto trazaba un plan de ataque a los indios Joux con el Capo Rotate.
- ¿Como está el cielo de encapotado? - preguntó uno de los mafiosos.
- Está completamente negro y se acercan nubes de tormenta - contestó otro.
- Tendremos muchos días más de tormenta. No podremos salir. El sendero estará encharcado durante varias semanas - explicó el Capo Rotate - Sigamos trazando el plan, mientras tu Mirato, intenta contactar con los comisarios de la Gran Ciudad por radio.

Mirato fue hacia la radio e hizo varios intentos para captar la señal de la emisora de la radio de la comisaría, pero fue en vano.
- Sigue sin señal, señor - le dijo Mirato a Rotate.
- Piensa alguna forma de contactar con ellos - le pidió el jefe de los capos.
- La única forma de contacto, Sr. Rotate - aclaró Mirato - es ir en la diligencia pequeña de los dos caballos.
- Descarrilaréis. Está lloviendo mucho. ¿Podéis ir andando? - preguntó Rotate.
- Tardaremos una semana en llegar a pie - respondió otro de los mafiosos.
- Demasiado tiempo... dejadme pensad - sugirió el Capo Rotate - ganaremos tiempo si los indios no pueden avanzar todavía. El sendero rocoso es más peligroso que el nuestro.
- Se me ha ocurrido un plan - interrumpió otro de los mafiosos.
- ¡Habla de una vez! - exclamó Rotate.
- Podemos hacer el código Morse con el ruido de los balines del fusil a disparar - explicó el mafioso - lo oirán en toda la comarca.
- Está bien. Los Joux no sabrán ese código y no lo podrán descifrar - dijo el capo Rotate - empieza a hacerlo Fratias.

El Mafioso Fratias cogió su rifle y marcó el código con la velocidad del disparo la señal indicando que el subdirector del banco de Tito Robbins, el Sr. Smith fue secuestrado por los indios Joux.
Los disparos se extendieron por todas las montañas rocosas y todos los pueblos.

Mientas que Jim se negaba a comer y a beber.

(Continuará....)

miércoles, 2 de enero de 2013

CONTINUACIÓN

Una vez preparada la tienda de campaña con el agüero hacia arriba, prendieron varias maderas y ramas dentro e hizo John las señales de humo con un pañuelo rojo.
El humo salía muy bien, pero la torrencial lluvia las diluía a la mitad del camino, entonces, John decidió coger una de las palomas mensajeras y en un trozo de papel de cartón escribió un mensaje con un plumón. El mensaje citaba así:
- "¿Han llegado ya tus indios con el Sr. Smith?" - John dobló el papel en cuatro y lo metió en el saquito que llevaba al pescuezo, lo anudó y sacó a volar la palomita para que fuera al poblado.

Las montañas rocosas que se divisaban en el horizonte, estaban cubiertas por un cielo completamente negruzco con lo que Tom calculó que la tormenta duraría bastantes días. Al otro lado, yacía el pueblo indio de los Joux, los cuales bailaban adorando a la estatua de su Dios para que dejara de llover, mientras que su chamán hacía conjuros benignos por la salud de sus diez indios.

Mientras que Jim recuperó el sentido y el secuestrador forajido le dio unos sorbos de agua que escupió con gran desprecio.


(Continuará...)