Google+ Followers

miércoles, 1 de agosto de 2012

CONTINUACIÓN

Los  pasos  se  oían  cada  vez  más  cerca,  andaban  apresuradamente.  Eran  varias  personas  y  se  estaban  acercando  cada  vez  más  a  donde  estaba  el  cuerpo.  Vi  sus  sombras  en  la  esquina  de  la  calle  Mait – Pout  con  la  de  la  calle  de  mi  hotel.  Se  metieron  hacia  donde  yacía  el  cuerpo.  Eran  tres  hombres  de  estatura  media  vestidos  con  traje  de  chaqueta  y  uno  de  ellos  se  quedó  vigilando  en  la  esquina  de  la  calle  Xin.
Apresuradamente  cerré  la  ventana  y  corrí  las  cortinas.  Aflojé  la  bombilla  de  la  lámpara.  Casi  no  había  luz  en  mi  habitación.  Volví  a  correr  un  poco  las  cortinas  y  miré  cautelosamente.  Estaban  ya  donde  el  cadáver.
Sonó  a  lo  lejos  la  sirena  de  un  coche  policía  y  los  tres  hombres  salieron  corriendo.  Rápidamente  apagué  la  lámpara.  No  quería  que  nadie  supiese  que  yo  era  testigo  de  parte  del  suceso.
Al  día  siguiente  llamé  a  Lovis,  mi  ayudante  y  le  pedí  que  viniese  urgentemente.  Dos  personas  podrían  investigar  mejor  y  además  necesitaba  que  alguien  me  guardara  la  retaguardia.  Me  dijo  que  estaría  allí  en  dos  días  y  que  vendría  en  tren.  La  llamada  se  cortó  antes  de  que  pudiera  decirme  la  hora  de  llegada.  Salí  a  la  estación  de  trenes  para  poder  saberla.
Alguien  iba  detrás  de    demasiado  tiempo.  Me  di  la  vuelta  y  vi  al  misterioso  hombre  de  la  taberna,  aquel  de  la  leyenda.  Salí  corriendo  hasta  que  llegué  a  la  estación.  Me  senté  en  uno  de  los  asientos  de  las  numerosas  filas  que  había cerca  de  los  altavoces.
Alguien  con  la  respiración  entrecortada  se  sentó  detrás  de    y  puso  la  mano  sobre  mi  hombro.
-   Hola -  dijo.
Me  di  la  vuelta  sobresaltado.  Era  él.
-   ¿Se  acuerda  de  mí?  - continuó -  Ayer,  en  la  taberna...
-   Sí.  Lo  recuerdo.
-   ¿No  oyó  nada  raro  anoche?
-   ¿A  qué  se  refiere?
-   A  las  cadenas.
-   ¡Ah! Eso.  Pues  no  - estaba  demasiado  nervioso  esa  noche  para  oír  algo  pero  me  daba  lo  mismo.
-   Por  favor,  escúcheme.  Yo  sólo  he  venido  ha  advertirle  del  peligro que  corre.  Tiene  que  marcharse.  Si  no  me  cree,  vaya  a  las  afueras  del  pueblo.  Ahí  verá  una  antigua  casa.  Acuda  usted  a  la  taberna  que  está  detrás.
Se  levantó  y  se  fue  caminando  muy  despacio  como  si  estuviera  enfermo.
Nada  más  enterarme  de  la  llegada  de  mi  compañero  decidí  ir  a  corroborar  si  era  cierto  lo  que  me  estaba  contando  insistentemente  el  sujeto.
Ya  había  oscurecido  cuando  llegué  a  las  afueras  y  en  un  lugar  entre  la  maleza  estaba  aquella  vieja  y  maltrecha  casa.  Era  un  lugar  apartado.  Nunca  había  estado  allí.  Se  respiraba  aire  tenebroso.
Seguí  el  sendero  que  rodeaba  la  casa  y  llegué  hasta  la  taberna,  tan  tenebrosa  como  la  casa.  Entré  y  sin  titubeos  pregunté  por  la  historia  de  las  cadenas.
Un  hombre  se  acercó  a    y  me  dijo  que  algunos  habitantes  del  pueblo  contaban  una  leyenda  que  atormentaba  a  todos  desde  hacía  décadas  y  me  contó  que  cada  noche  de  luna  llena  y  los  dos  primeros  Lunes  de  cada  mes  el  cielo  se  oscurecía  completamente  y  se  empezaban  a  oír  aquellas  viejas  cadenas.
Otro  hombre  rudo  se  acercó  y  contó  que  había  personas  que  decían  que  a  su  paso  por  el  pueblo,  el  ruido  era  forzado  por  el  aire.
Me  fui  de  ahí  pálido,  sin  despedirme  siquiera y  me  fui  hacia  el  hotel  con  paso  liguero  sin  mirar  atrás.
Al  llegar,  el  conserje  me  sorprendió  con  un  telegrama.  Era  de  Lovis  y  en  él  ponía:
-   No  llegar  en  fecha.  Stop.  Asuntos  pendientes.  Stop.  Contactar  en  breve.  Stop.
Cogí  el  periódico  antes  de  subirme  a  la  habitación.  Con  tanta  excitación  se  me  había  olvidado  completamente  el  asesinato  que  presencié  esa  noche.  Recostado  en  la  cama  ojeé  el  periódico  de  arriba  abajo  pero  no  encontré  ninguna  noticia  relacionada  con  el  crimen.  Encendí  la  radio  a  la  hora  que  decían  los  sucesos  y  tampoco  dijeron  nada  del  asunto.  Cosa  rara.  ¿Lo  habría  soñado  o  es  que  alguien  me  estaba  intentando  volver  loco?.
Me  quedé  una  semana  encerrado  en  el  hotel  escuchando  las  noticias  de  la  radio  y  leyendo  los  periódicos  pero  ninguna  sola  acerca  del  asesinato.  Ni  siquiera  sabía  a  ciencia  cierta  si  aquel  muchacho  había  muerto  o  no.
Salí  a  dar  un  paseo.  Necesitaba  que  me  diera  el  aire.  Estaba  oscureciendo.   Hacía  más  frío  que  el  de  costumbre  y  me  dirigí  a  la  taberna  donde  me  había  resguardado  del  granizo  ese  día  tan  lluvioso.
Nada  más  abrir  la  puerta  me  di  cuenta  de  que  colgaban  ristras  de  ajos.  Había  numerosas  de  ellas  a  lo  largo  de  todo  el  techo.  Boquiabierto,  empecé  a  mirarlos.  Me  di  cuenta,  era  el  primer  Lunes  del  mes  y  faltaba  poco  para  que  se  hiciera  de  noche.  Era  la  vivencia  más  espeluznante  que  había  pasado  en  la  vida.
A  pesar  de  todo,  decidí  sentarme  en  la  barra.  El  camarero  vino  hacia  mí.  Me  sirvió  lo  que  le  pedí.  Un  güisqui  con  soda.  Me  lo  bebí  despacio  mientras  observaba  atentamente  lo  que  colgaba  del  techo.
Un  extraño  ruido  se  oyó.  Golpes  de  ventanas  y  puertas  que  se  cerraban  bruscamente  totalmente al  unísono,  gente,  la  poca  que  quedaba  vagando  por  las  calles,  que  corría  hacia  sus  casas.
Pero,  ¿por  qué?.  ¿Era  verdad  aquella  leyenda  que  atormentaba  al  pueblo  todos  esos  años?.  ¿Qué  pasaba  aparte  del  ruido  de  aquellas  misteriosas  cadenas  que  aseguraban  oír?.
Me  levanté  apresurado  para  observar  todo  ese  alboroto.
La  gente  chillaba,  los  caballos  relinchaban,  los  perros  ladraban  tan  alto  que  se  podían  oír  hasta  las  afueras  del  pueblo.
Asombrado  me  volví  a  la  barra  y  seguí  bebiendo  lo  poco  que  me  quedaba  en  el  vaso.  El  hielo  se  había  derretido  y  estaba  completamente  aguado.  Estaba  asqueroso.  Le  pedí  que  me  pusiera  otro.
El  camarero  accedió  y  retiró  mi  vaso  sirviéndome  otro,  esta  vez  con  un  solo  cubito  de  hielo.
Poco  después  el  cielo  empezó  a  ponerse  más  negro  como  si  fuera  haber  una  tormenta.  Primero  se  puso  gris,  luego  los  tonos  grises  empezaron  a  cambiar  bruscamente.  Se  iban  oscureciendo  vertiginosamente  hasta  convertirse  en  un  negro  oscuro.
Me  di  la  vuelta  y  vi  algo  que  me  llamó  la  atención.  Todo  el  mundo  que  se  encontraba  en  la  taberna,  incluyendo  el  camarero  había  cogido  un  diente  de  ajo  y  sujetándolo  entre  sus  manos  como  si  estuviesen  rezando  permanecían  sentados  en  sus  mesas  con  los  codos  apoyados  sobre  éstas.
Cansado,  decidí  volverme.  La  calle  estaba  vacía.  No  había  nadie  y  empecé  a  oír  un  ruido  muy  fuerte.  Eran  las  cadenas.  Como  si  fuera  un  viejo  carruaje.  Aterrado,  salí  corriendo.  El  ruido  me  perseguía  fuera  donde  fuera.
Finalmente  llegué  al  hotel.  Subí  los  peldaños  de  la  escalera  de  dos  en  dos.  Entré  en  la  habitación,  cerré  la  puerta  y  eché  el  pestillo.
Lovis  llegó  por  la  mañana,  sin  avisar  y  le  conté  lo  del  asesinato.  Me  confirmó  que  el  tampoco  había  oído  nada  sobre  el  tema.  De  lo  de  las  cadenas  no  le  dije  nada.  Ya  tenía  demasiado  claro  que  yo  estaba  totalmente  loco.  Él,  además,  había  recibido  una  extraña  llamada  en  el  teléfono  de  mi  habitación  y  estaba  muy  alterado.

(Continuará...)