Google+ Followers

lunes, 30 de julio de 2012

RELATO

EL  ASESINATO  EN EL  PUEBLO  MALDITO
Capítulo 1

Nunca  me  podré  olvidar  de  aquel  pueblo.  Era  bastante  grande  para  lo  apartado  que  estaba  de  la  ciudad.  Sus  calles  eran  anchas  y  bastante  largas.  Las  aceras,  sin  embargo,  eran  estrechas.  Se  asemejaba  a  una  ciudad  del  oeste  americano.
Las  casas  eran  bajas,  de  dos  pisos  con  ventanas  de  doble  puerta  de  madera.
Era  un  lugar  muy  bonito  pero  había  algo  sospechoso  en  él.  Se  respiraba  algo  extraño  en  el  aire,  tanto  que  todavía  siento  la  presencia  de  ese  sitio.
Era  el  30  de  marzo  de  1956  y  me  encaminé  a  investigar  los  alrededores  del  pueblo  y  en  la  entrada  de  la  calle  Mayor  empezó  a  diluviar.  Proseguí  mi  camino  pero  pelotas  de  granizo  cayeron  sobre  mi  cabeza.
Me  acordé    que  a  pocos  pasos  de  allí  había  una  taberna,  así  que  llegué  a  ésta  como  pude  y  me  metí  en  ella.  Me  senté  en  una  mesa  que  estaba  vacía  en  el  fondo.
El  camarero  vino  corriendo  hacia  mí.  No  había  mucha  gente  y  había  servido  ya  a  todo  el  mundo.  Me  dio  la  carta  y  empecé  a  ojearla  de  arriba  abajo.  Realmente  no  quería nada.  Me  había  metido  únicamente  para  resguardarme  del  granizo  y  todo  era  excesivamente  caro.  Por  fin  llegué  a  las  bebidas...  Coca- cola  175  francos; ...  café  irlandés  40  francos; ...  café  25  francos.
Me  dispuse  a  tomar  un  café  y  un  croissant  que  había  visto  en  la  página  anterior  en  mi  “ pesada “  evaluación  y  el  camarero  tomó  nota.  Era  un  camarero  excesivamente  elegante  para  una  taberna  y,  esencialmente,  para  esa.
Los  asientos  eran  unas  simples  sillas  de  mimbre  y  las  mesas  de  un  extraño  material  que  imitaba  perfectamente  a  la  madera  y  no  eran  de  buena  calidad.
Estaba  aburrido  y  cogí  el  posavasos  que  había  en  la  mesa...  Estaba  allí... Grande,  del  tamaño  de  una  bola  de  billar.  Era  un  agujero  de  bala  del  calibre  35  y  aparecía  escrito  alrededor  una  dirección  y  una  hora...  -  Dount  Street  12:30 AM -  Disimuladamente  lo  tapé  moviendo  el  posavasos  con  el  dedo.  El  camarero  mirándome  hizo  una  mueca  con  la  boca.  Puso  en  una  bandeja  un  plato  con  una  taza  de  café,  vertió  en  ella  café  y  posteriormente  un  chorro  de  leche.  Luego  puso  un  croissant  en  otro  plato  y  sacó  del  cajón  un  cuchillo,  un  tenedor  y  una  cuchara  y  lo  colocó  todo  en  la  bandeja.  Me  preguntó  si  quería  azúcar  cuando  me  lo  llevó  a  la  mesa.
Era  sin  duda  lo  que  yo  había  pedido.  Había  tardado  un  poco  más  de  lo  normal  pero  no  me  había  percatado  porqué.
Empecé  a  tomar  mi  café  y  fue  cuando  iba  a  tomar  el  croissant  cuando  me  di  cuenta  de  que  alguien  se  había  sentado  a  mi  lado.  Levanté  la  cabeza  del  plato  lentamente  mientras  miraba  aquel  individuo 
-   ¿Qué  desea?  -  pregunté.
-   Advertirle  y  contarle  una  leyenda
-   ¿Ad...  advertirme? .¿De  qué?.  Y...  ¿de  qué  leyenda  me  está  usted  hablando?
-   Escuche,  escuche  con  atención...  En  este  extraño  pueblo  cuando  los  pájaros  duermen  y  el  castaño  se  vuelve  completamente  oscuro  unas  cadenas  oxidadas empiezan  a  sonar...
-   ¡Sí  hombre!.  ¿Y  a  qué  hora  si  puede  saberse?  -  le  pregunté  mientras  terminaba  mi  croissant.
-         Calle,  calle...  no  me  interrumpa.
Un  extraño  silencio  se  hizo  dueño  del  momento  y  un  escalofrío  subió  por  mis  piernas.
-   Cuando  los  pájaros  duermen,  el  castaño  se  vuelve  completamente  oscuro -  repitió -  y  el  reloj  del  campanario  da  las  doce  campanadas  el  chirriar  de  unas  cadenas  de...
El  camarero  vino  apresuradamente  hacía  nosotros  y  echó  aquel  sujeto  de  la  taberna.
Ya  había  parado  de  llover.  Me  acerqué  a  la  barra  y  pagué  mi  consumición.
Al  salir,  me  abroché  la  gabardina.  Hacía  mucho  frío.  Encalé  el  sombreo  en  mi  cabeza  y  encendí  un  cigarrillo.
La  calle  Mayor  era  muy  larga,  con  las  aceras  más  anchas  del  pueblo.  De  ella  partían  casi  todas  las  calles.
Empecé  a  pensar  sobre  la  razón  por  la  que  había  venido  a  este  pueblo  pero  de  improviso  me  vino  a  la  memoria  aquella  calle  apuntada  alrededor  del  agujero  de  bala.
-   Dount  Street...  ¿Dónde  estará  esa  calle?  - pensé - 
Louter  Street
... 
Dounter  Street
...
Great  Avenue
...
La  calle  no  estaba  en  esa  dirección  y  me  decidí  meter  por  Great Avenue.  No  había  nada  que  me  interesase  a  primera  vista  en  las  otras  calles.  Eran  demasiado  pequeñas  pero  iba  a  investigarlas  de  todas  formas  posteriormente.
La  calle  estaba  casi  desértica.  Todo  el  mundo  estaba  todavía  resguardado  pero,  como  había  podido  observar  antes,  no  solía  haber  mucha  gente.  Casi  nadie  salía  a  pasear  sobre  todo  los  mayores.  Eso  era  muy  misterioso,  extremadamente  misterioso.  ¿Tendría  algo  que  ver  aquella  leyenda  con  todo  eso? ...  ¿y  si  aquel  hombre  me  quería  advertir  realmente?.
Estaba  tan  abstraído  en  mis  pensamientos  que  cuando  me  quise  dar  cuenta  ya  había  llegado  a  la  mitad  de  la  calle,  Así  que  tuve  que  retroceder.
Evalué  la  calle  lenta  y  perezosamente  pero  no  encontré  nada  de  interés  tan  sólo  el  letrero  luminoso  de  un  viejo  salón  que  funcionaba  aún.
Regresé  y  me  volví  a  meter  por  la  calle  Mayor.  Era  horrible.  El  frío  era  espantoso  y  el  aire  era  cada  vez  más  fuerte  y  me  estaba  ya  empujando  hacia  delante.  Proseguí  mi  camino  haciendo  verdaderos  equilibrios  para  que  no  me  cayera  al  suelo.
Miré  cada  calle  que  partía  de  ella  por  la  otra  dirección  para  ver  si  podía  encontrar  la  de  Dount  Street  pero  no  tuve  suerte.  No  quedaban  casi  calles  en  el  pueblo  y  debía  de  estar  en  algún  sitio,  en  el  más  remoto  rincón,...  en  el  lugar  más  insólito,...  ¿o  quizás  a  las  afueras?.
La  investigación  de  la  calle  Mayor  y  la  de  la  Great  Avenue  había  sido  la  más  pesada  y  aburrida  de  toda  mi  vida. 
Lo  tenía  decidido:  iba  a  dejar  de  ser  detective  privado.  Había  venido  de  vacaciones  y  no  quería  pasarme  el  resto  de  los  días  observando  minuciosamente  las  piedras  de  ese  maldito  pueblecito.
Por  desgracia,  los  días  de  descanso  terminaron  rápidamente.  Un  disparo  ensordecedor  y  el  seco  golpe  de  un  cuerpo  sin  vida  al  caer  me  despertaron  bruscamente.  Parecía  provenir  de  la  calle  del  hotel,  justo  debajo  de  mi  ventana.  Abrí  apresuradamente  las  cortinas...  Ahí  estaba.  Era  un  hombre  de  edad  mediana  tirado  en  la  mitad  de  la  calle  alrededor  de  un  charco  de  sangre.  Parecía  que  ésta  salía  de  la  cabeza  pero  no  podía  verlo  con  claridad.
Se  oyó  el  chirriar  de  unas  ruedas  al  frenar  y  el  fuerte  golpe  de  la  puerta  de  un  coche  al  cerrar.  Alguien  había  salido  y  empezó  a  entablar  una  conversación  con  otra  persona  pero  no  conseguí  entender  claramente  lo  que  decían.  El  vehículo  se  marchó.  Se  empezaron  a  oír  pasos.

(continuará....)

domingo, 29 de julio de 2012

RELATO

EL DETECTIVE Y EL DESCODIFICADOR

Cada  día  me  costaba  más  salir  a  la  calle.  Aquel  disparo  silbaba  aún  en  mis oídos.  Era  como  si  viniera  dirigido  a  mí.  Tenía  que  investigar  la  muerte  de  mi compañero  y  para  ello  era  necesario  enfrentarme  a  mis  miedos.

Sonó  el  teléfono.  Me  sobresaltó.  No  quería  hablar  con  nadie  y  dejé  que  sonara. Saltó  el  contestador  automático ....   Era  ese  hombre,  había  llamado  otras  veces.  Su  voz  entrecortada  y  ronca  me  había  quitado  definitivamente  las  ganas  de pasear  por  las  calles  de  Nueva  York.  El  mensaje  era  conciso:  “ Usted  morirá  si continua  metiendo  las  narices  donde  no  le  llaman  ”.  Largo  silencio  y  colgaba. Siempre  igual.  Su  método  me  empezaba  a  poner  nervioso.

Eso  afianzaba  más  mis  sospechas  de  que  la  bala  perdida  tenía  un  solo destinatario:  yo.
Por  la  noche  volvió  a  sonar  el  teléfono.  El  mismo  tipo.  Su  voz  amenazante  me cortaba  la respiración.  No  podía  llamar  al  capitán.  Le  había  prometido  que  iba  a dejar  el  caso.
Intenté  dormir  y  lo  sorprendente  es  que  lo  había  conseguido  cuando  un estrepitoso  ruido  me  despertó.  Salí  corriendo.  Revisé  cada  rincón  de  mi apartamento  palmo  a  palmo  pero  no  había  nada  extraño  que  llamase  mi  atención en  aquel  momento.

Esa  mañana  salí.  En  el  contestador  tenía  una  clave  grabada  de  las  misteriosas llamadas  y  pensaba  ir  a  descodificarla.  Tenía  que  ir  a  ver  a  Harry,  un  chalado experto  en  sistemas  informáticos,  capaz  de  conseguir  meterse  en  la  base  de  datos de  la  mismísima  Casa  Blanca.

Ahí  estaba,  delante  de  su  puerta.  Estaba  decidido,  iba  a  entrar.  Dos  golpes  con  los nudillos  y  tres  veces  llamando  al  timbre.
Como  de  costumbre,  tuve  que  esperar  más  de  veinte  minutos.  A  saber  qué  estaba  haciendo.  Un  chirrido  de  cadenas  se  oyó  y  la  puerta  empezó  a  abrirse lentamente.  Sus  ojos  aparecieron.  Como  si  no  supiera  quién  era  empezó  a bombardearme  a  preguntas.  Tanta  desconfianza  me  hizo  pensar  que  algo  no  iba bien.  Finalmente  me  dejó  pasar.

Subimos  al  piso  de  arriba  y  le  entregué  la  clave  en  un  papel  cuidadosamente doblado:
-   ¿De  qué  se  trata  esta  vez? –  preguntó  Harry.
-   Nada  que  te  importe –  continué -     sólo  dame  un  nombre
-   Esto  te  va  a  costar  el  informe  exculpatorio  sobre  mi  problema  de ...   Bueno, ya  sabes.
-   Eso  es  imposible  Harry.
-   Si  no  hay  informe  no  hay  nombre.

Lo  miré  de  arriba  abajo,  amenazante.  Sólo  me  faltaba  que  tuviera  que  ir  a  la cárcel  por  querer  salvar  el  pellejo.  Así  que  utilicé  mis  técnicas  más  sucias  e  intenté conseguir el  documento  pero  me  fue  imposible.

De  improviso,  empezaron  a  bailar  balas  por  todas  partes.  Empujé  a  Harry  hacia  un  rincón  de  la  habitación  y  saqué  una  minúscula  pistola  que  llevaba  en  el  bolsillo.  Apunté  y ...  “ bang “ ....  Aquél  hombre  de  constitución  fuerte  perfectamente trajeado  cayó  redondo  al  suelo  con  un  disparo  en  la  frente.  Era  un  milagro  que  le  hubiese  dado  con  una  pistola  tan  pequeña.

Permanecía  en  el  sitio  inmóvil.  Para    que  me  lo  había  cargado.  Había  que  eliminar  cualquier  rastro  de  lo  que  había  sucedido  allí,  así  que  entre  Harry  y  yo  subimos  el  cuerpo  al  coche.
-   Voy  a  deshacerme  de  él  -  le  dije  -  Luego  pasaré  por  aquí.

Arranqué  el  coche.  Me  sentía  fatal  al  saber  que  gracias  a  mi  puntería  una  persona  había  muerto.  Debía  de  denunciarlo  en  la  jefatura.  Al  fin  y  al  cabo  había  sido  en  defensa  propia  pero  nadie  podía  saber  que  había  estado  con  el  descodificador. 

sábado, 28 de julio de 2012

RELATO

EL  SENDERO  MÁGICO

Encima  de  la  colina  estaba  aquella  maltrecha  casa.  En  ella  habitaba  una  madre  y sus  tres  hijos.
Eran  pobres,  tanto  que  algunas  noches  sólo  cenaban  una  hordaza  de  pan  sentados  alrededor  de  una  mesita.  La  vela  situada  encima  alumbraba  sus  rostros malogrados  y  extremadamente  delgados.
La  mujer  estaba  enferma,  así  que  el  único  dinero  que  entraba  era  el  que  traía Jonás  de  la  venta  de  sus  pinturas.
El  muchacho  dibujaba  muy  bien  y  anhelaba  cada  día  traer  dinero  suficiente  para que  sus  dos  hermanitos  no  pasasen  frío  por  la  noche.
Todas  las  mañanas,  los  tres  salían  muy  temprano  para  ir  al  colegio  atravesando un  largo  sendero.
Sus  desgarradas  ropas  eran  motivo  de  burla  de  sus  compañeros  y  Jonás  se  ponía muy  triste.
Un  día,  al  regresar  Jonás  rompió  a  llorar  mientras  atravesaba  el  sendero,  pero  un fuerte  estruendo  rompió  de  golpe  su  llanto  y  una  voz  dijo:
-   Jonás,  si  quieres  que  se  cumplan  tus  sueños,  al  llegar  a  casa  cada  tarde  pinta un  cuadro  y  ven  al  sendero  con  él.
-   ¿Quién,...  quién  eres? – preguntó  Jonás.
-   Soy  el  cumplidor  de sueños,  vivo  aquí  desde  hace  más  de  quinientos  años.  Haz  lo  que  te  he  dicho,  pero  recuerda,  no  dejes  de  pensar  en  lo  que  quieres conseguir.
Jonás  le  obedeció  y  las  ganancias  fueron  cada  vez  mayores.  Todo  el  mundo  quería  comprar  sus  cuadros.
Con  el  dinero  que  había  conseguido  compró  medicinas  para  su  madre,  ropa  para  todos,  e  incluso,  se  podía  permitir  pagar  el  alquiler  de  una  casita  en  el  pueblo.
Un  buen  día  un  chico  descubrió  su  secreto  y  empezó  a  hacer  lo  mismo  no  consiguiendo  fruto  alguno.  Muy  enojado  preguntó  a  Jonás:
-   Jonás,  ¿por  qué  yo  no  hago  realidad  mis  sueños?
A  lo  que  este  respondió:
-   Muy  sencillo.  Tu  no  eres  constante  en  tu  tarea  y  el  cumplidor  de  sueños  sólo  ayuda  a  los  que  trabajan  cada  día  mucho  en  lo  que  desean.